últimos Post publicados

Alfajores sin gluten

noviembre 11, 2021
Esta receta es otro clásico de la repostería de América del Sur que se puede hacer sin gluten sin mayores problemas. Si te gustan los alfajores, estos son una auténtica gozada. El relleno de dulce de leche es perfecto, porque la masa recuerda a una galleta de mantequilla con un sabor muy neutro, así que si no eres fan del dulce de leche, te recomiendo que pienses en una buena crema de chocolate o en una mermelada espesa, porque la gracia es el contraste de las dos cosas. 
Si haces de más, aguantan bien en un recipiente hermético varios días -sin rellenar-. Justo en el momento de comerlos ponles el relleno o no los podrás conservar.
Le pongas lo que le pongas, te van a encantar. Son un capricho goloso a más no poder. 
 
Alfajores sin gluten rellenos de dulce de leche

Ingredientes

200 gramos de mezcla comercial de harina sin gluten
300 gramos de Maizena
1/2 cucharadita de bicarbonato
2 cucharaditas de levadura de pastelería
200 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
150 gramos de azúcar
3 yemas de huevo
1 cucharadita de esencia de vainilla
1 cucharadita ralladura de limón
Dulce de leche para rellenar
Coco rallado para decorar(opcional)


Preparación
 

Tamiza la Maizena, la harina sin gluten, el bicarbonato y la levadura.  En otro bol,  bate la mantequilla con el azúcar hasta que estén bien mezclados. Anade la esencia de vainilla, la ralladura de limón y las yemas una a una, mezclando bien cada vez. Añade luego los ingredientes secos tamizados, poco a poco. 
Sin amasar, forma una masa (añade 2 o 3 cucharadas de leche si es imprescindible). Con un rodillo, estira la masa sobre la superficie de trabajo espolvoreada con Maizena, hasta tener una plancha de medio centímetro de grosor. Corta con un corta pastas redondo y pon las tapas en una bandeja de horno sobre papel de hornear, o una lámina de silicona. Lleva al horno a 170 grados unos 15 minutos. Deja enfriar por completo. 
Para rellenar, pon una cucharadita de dulce de leche sobre una tapa, cubre con otra tapa y aprieta ligeramente. Si te apetece, termina pasando los alfajores por coco rallado. Yo preferí dejarlos tal cual, pero el acabado con coco rallado es un clásico para los alfajores de dulce de leche. 

Bundt de aceite de oliva y limón

octubre 19, 2021
El aceite de oliva es fantástico para usar en lugar de mantequilla, también en recetas dulces. A ningún español hace falta que nos convenzan de esto, porque estamos acostumbrados. Pero esta es una receta que hice para una marca de aceite de oliva español que se comercializa en Irlanda. A mí me pareció perfecta, porque mezcla un bundt con glaseado, que es algo que ellos habitualmente cocinan, pero usando el aceite de oliva en lugar de mantequilla.
Los bizcochos con aceite de oliva son densos y ricos. Al ser líquido a temperatura ambiente, el aceite de oliva también añade más humedad a los bizcochos, haciendo que aguanten mejor, por lo que son incluso mejor al día siguiente.
La verdad es que he usado limón en esta receta porque es un bizcocho de yogur con aceite de oliva muy sencillo y quería darle algo de sabor sin quitarle protagonismo al bizcocho. Pero cuando esté un poco más avanzada la temporada de naranjas, lo repetiré cambiando el zumo de limón por naranja, y la vainilla por agua de azahar. Aceite de oliva y agua de azahar. Y a pensar en darme un garbeo por Sevilla, que me apetece mil. 

Bundt de aceite de oliva y limón
Ingredientes
150 g de aceite de oliva suave
220 g de azúcar blanquilla de grano fino
1 cucharadita de extracto de vainilla
3 huevos
250 g de yogur griego natural
300 g de harina con levadura

Para la cobertura
100 ml de zumo de limon
110 g de azúcar glass
Ralladura de lima para decorar

Preparación
Precalienta el horno a 160ºC.
Pon los huevos, el azúcar y la vainilla en el vaso de una amasadora con la pala o en una batidora eléctrica con las varillas, y bate unos 8 a 10 minutos o hasta que estén pálidos y cremosos.
Agrega el yogur y bate hasta que esté bien combinado. Añade el aceite y bate de nuevo. Añade la harina, tamizando sobre la mezcla y bate de nuevo. Engrasa y enharina bien un molde de bunt de unos 24 cm. Vierte la mezcla y lleva al horno unos 35 minutos o hasta que esté hecho (comprueba pinchando con una brocheta hasta que salga limpia). Deja enfriar 10 minutos en el molde, y luego desmolda y termina de enfriar por completo sobre una rejilla. Prepara una glasa mezclando el azúcar con el zumo de limón, añadiendo cucharada a cucharada hasta conseguir una textura que tenga caída pero no sea excesivamente líquida. Vierte la glasa y deja secar antes de servir. Justo antes de servir, ralla un poco de lima encima del bizcocho.




Higos con crema de azafrán y cardamomo

octubre 11, 2021

Ya está a punto de acabar la temporada de higos, pero aprovechando que encontré todavía unos el otro día, me decidí a probar este postre. Si te gusta el chocolate blanco y las especias lo vas a disfrutar todo. 

Es importante tostar bien el cardamomo y el azafrán, sin quemarlos, para que desarrollen todo el aroma y el sabor, y dejarlos luego suficiente rato en infusión para que los sabores se potencien. Después, no puede ser más fácil. 

A mí me encantan las cremas frías en postres. Se dejan preparadas hasta el momento de servir,y puedes jugar con la presentación como tú quieras: en un bol grande y servir en la mesa, en boles individuales, o en vasitos. Prueba y seguro que encuentras todavía más formas de servirlo. ¿ Porqué no como crema para acompañar un bizcocho?

Un postre de otoño que da muchísimo juego. Espero que os guste.

Higos con crema de azafrán y cardamomo

Ingredientes

500 ml de nata líquida
4 vainas de cardamomo,
Unas hebras de azafrán
100 g de chocolate blanco
9 higos maduros abiertos por la mitad
Frambuesa deshidratada en polvo para servir
 

Preparación

Tuesta el cardamomo en una sartén, sin aceite, y machaca en el mortero. Tuesta el azafrán, sin quemarlo, en una sartén. Vierte 100 ml de nata y cuando se impregne bien del azafrán, pásalo todo a un cazo, añade el resto de la nata, el cardamomo y lleva a ebullición.
Retira del fuego y cubre con una tapa, dejando infusionar 15 minutos.
Derrite el chocolate blanco al baño María. Añade la mezcla de nata y especias al chocolate y mezcla bien. Retira del fuego, y añade poco a poco el resto de la nata hasta tener una crema bien mezclada. Lleva al frigorífico, removiendo de vez en cuando, hasta que enfríe por completo.
Sirve la crema en boles, reparte los higos y decora con la frambuesa deshidratada en polvo.

Pan challah trenzado

octubre 04, 2021
Pan challah trenzado, toma 3
Esta es la historia de un aprendizaje.
Porque me ha llevado varios intentos, y al final he conseguido un pan challah que me gusta, me gusta mucho. Pero solo el resultado no es toda la historia.
Ahora que ya llevo tiempo con esto de la repostería y la cocina, cuando pruebo una receta suele sabir bien, o bastante bien a la primera. No es falsa modestia. La experiencia es un grado, y solo leyendo una receta ya me hago una idea de los ajustes que necesita, o si hay algo que yo anticipo que no va a funcionar. Ha habido pocas cosas que necesitara repetir y practicar varias veces hasta conseguir el resultado que buscaba. Una fueron los macarons, porque me empeñe en clavarlos con merengue francés -y lo conseguí-, otra, ha sido este pan.
Hace unas semanas me decidí a hacer un pan challah trenzado. Siempre me habían parecido preciosos, pero me daba muchísimo respeto el trenzado. Había visto videos online en los que la gente comparte cómo hace el formado paso a paso, pero seguía sin acabar de convencerme. Los giros en las dos direcciones me perdían.
Por fin, terminé por animarme gracias a Juliana Alonso, de @horneandoalgo. Sus videos fueron el empujoncito que necesitaba para arrancar.  Usé para la masa la receta de Hilmar, de Mis recetas favoritas, que es una de las mejores panaderas online que conozco. Jamás me defrauda. Sabe muchísimo, es muy generosa compartiéndolo, entiende de técnica, aprendo cada vez que hago una de sus recetas; y sé que siempre, siempre, van a salir bien. Así que al menos, no tenía dudas de que la masa no iba a ser el problema.
En el primer intento, seguí paso a paso su receta y los videos que ella indicaba para ver el formado. Lo primero que me pasó es que las cantidades eran una absoluta barbaridad. Con ellas hice 2 panes inmensos. Los primeros. Me gustó el resultado, sobre todo la masa. La receta es espectacular. Da un bollo tierno, y ligeramente dulce, esponjoso, pero con cuerpo, y totalmente perfecto. El formado no estuvo mal, para ser mi primer intento, (en realidad, primero y segundo, porque salieron dos panes). Para este, utilicé el formado en cruz con 4 cabos. 

Pan challah trenzado, toma 1
Pan challah trenzado, toma 1

A partir del siguiente intento he usado siempre la mitad de las cantidades de la receta original, y aún así, da un pan muy grande. Para este segundo intento ya usé más cabos, porque el trenzado es el mismo, y el cambio fundamental fue que en algún momento me crucé con “The Kosher Queen”, @challahatchagirl y sus videos de formado de pan challah trenzado fueron un descubrimiento (te dejo el enlace en la receta).
Ese segundo intento también dio un pan inmenso, riquísimo, mejor formado, y ligeramente demasiado tostado por un lado.

Pan challah trenzado, toma 2
Pan challah trenzado toma 2

Y ayer hice mi último intento hasta la fecha, con este pan trenzado con 12 cabos. La técnica es exactamente la misma, pero donde antes había un solo cabo, ahora hay 3 y se mueven todos a la vez. Una vez tienes eso claro, puedes hacerlo tan complicado o tan sencillo como quieras. Para este pan pesé cada una de las porciones para que fueran todas exactamente iguales, y controlé el horno, tapando el pan los primeros 20 minutos, y retirando el papel los siguientes 10 minutos. También quedó más tierno así.
El resultado yo creo que habla por sí mismo. Todavía es un proyecto en progreso, y estoy segura de que hay espacio de mejora, y con la práctica conseguiré dibujos más definidos y formados más limpios, pero estoy tan satisfecha de la evolución que quería compartirlo, y de paso, subir la receta al blog con las cantidades que uso yo para no tener que andar haciendo cálculos cada vez.
Para el formado, os dejo los enlaces al video que más me ha ayudado a mí.
Contadme si os animáis a probarlo. Y contadme también qué recetas son las que habéis tenido que repetir hasta lograr dominarlas.

Pan Challah trenzado, toma 3

Pan Challah trenzado
 

Prefermento

145 g de harina de fuerza
94 g de agua
1 g de levadura seca instantánea
1 g de sal

Masa final

462 g de harina de fuerza
204 g de agua
75 g de huevos
19 g de leche en polvo
6 g de levadura seca instantánea
10 g de sal
Toda la masa fermentada
75 g de azúcar
57 g de mantequilla a temperatura ambiente
Un huevo batido para pintar el pan antes de hornear

 

Preparación
Mezcla todos los ingredientes de la masa fermentada hasta formar una bola. Cubre con papel film y deja fermentar una hora. Lleva al frigorífico 12 horas. (alternativamente, yo lo he usado siempre sin las 12 horas de reposo y el resultado ha sido óptimo, así que la fermentación larga es opcional).
Si el prefermento ha estado en el frigorífico, saca la masa 30 minutos antes de usarla. Saca también la mantequilla y deja que alcance temperatura ambiente antes de usarla.
Pon en la cubeta de la amasadora todos los ingredientes excepto el azúcar y la mantequilla.
Amasa a velocidad baja unos 5 minutos, hasta integrar los ingredientes. Sube la velocidad y añade el azúcar en 4 veces. Amasa otros 5 minutos hasta que la masa desarrolle el gluten y forme malla.
Incorpora la mantequilla y amasa hasta que esté totalmente integrada, y tengas una masa brillante que no se pega a las paredes del bol.
Haz una bola, coloca en un bol engrasado, cubre con film de cocina y deja que leve en un lugar cálido aproximadamente 1 hora, hasta que duplique su volumen.

Divide la masa en porciones. Yo decido el número de cabos que voy a hacer (en el último caso, 12) peso el total, y calculo el peso por unidad para que sean todas iguales. En una superficie de trabajo ligeramente enharinada, coge cada porción, aplana ligeramente con la mano y dobla sobre sí misma, aplanando el pliegue cada vez, como si hicieras una baguette. Estira y alarga con los dedos hasta tener cabos de una longitud similar.

Pon papel de horno o una hoja de silicona en la placa de horno, y forma el pan sobre ella. A mí lo que más me ha ayudado para el formado ha sido este vídeo sobre como trenzar un pan challah.
Deja levar a temperatura ambiente entre una hora y media y dos horas, hasta que dupliquen de nuevo su tamaño. Cuando esté casi terminado el levado, pinta con huevo batido.
Precalienta el horno a 180. Pinta de nuevo con huevo batido, y si quieres, decora con semillas de sésamo blanco, negro o semillas de amapola. Lleva al horno unos 30 a 35 minutos. Yo he conseguido mejores resultados cubriendo con papel de aluminio los primeros 20 minutos, y dejando descubierto los últimos 10.
Saca del horno y deja enfriar en una rejilla hasta que enfríe totalmente.

Ensalada de higos y melocotón

septiembre 21, 2021
Hay una variedad tardía de melocotón que está en su mejor momento en septiembre. Justo cuando parece que el verano está por despedirse, y aparecen brevemente los higos anunciando el cambio de estación, en ese momento llegan estos melocotones, amarillos, inmensos y con muchísimo aroma. Un verdadero capricho a destiempo.

Y con esa idea en mente terminé por hacer esta ensalada riquísima. 

Salvedades, todas. Lo que os acabo de contar sucede en España, y en mi recuerdo. Aquí, en el norte de Irlanda he conseguido higos, pero ya veis que les falta ese granate intenso de los higos cogidos bien maduros. Y he conseguido melocotones, pero tuvieron que ser en conserva. Que no se diga que voy a traicionar mi nostalgia por falta de recursos. Unas hojas de espinaca fresca, unas bolitas de mozzarella, unas nueces y unas anchoas, y tengo la ensalada reina de septiembre para transportarme de vuelta volver a casa, que hace tanto que no voy por allá que estoy de lo más ñoño.

 
Ensalada de higos y melocotón
 
Ingredientes (para 4 personas)
4 higos por persona
200 g de hojas de espinacas tiernas  
4 melocotones 
200 g de bolitas de mozzarella
50 gramos de nueces
1 lata de anchoas
3 cdas aceite de oliva virgen extra
1 cda vinagre 
1 cdta de miel  

Preparación
Limpia y seca bien las hojas de espinaca. Reparte en los platos. Pon encima el melocotón en gajos (usa en su jugo si no tienes fresco) y los higos en mitades o en cuartos. Reparte la mozzarella, las nueces ylas anchoas. Mezcla el aceite, el vinagre y la miel y haz una vinagreta. Sírvela en salsera aparte.

Pan de molde SIN GLUTEN con trigo sarraceno

septiembre 17, 2021
Pan
Ha pasado un tiempo desde que publiqué mi última receta sin gluten. O no tanto. En realidad, las últimas recetas han sido lo que se puede llamar "accidentalmente sin gluten". 
Pero hacía unos días que quería subir al blog este pan de molde porque es el que estoy utilizando últimamente y me va perfecto para cortarlo en rebanadas, congelarlo y luego, usando la tostadora,  en un momento tengo pan perfecto. No es el mejor para mojar en salsas, pero para tostadas en el desayuno y para sandwiches me gusta mucho. El trigo sarraceno le da algo más de cuerpo que otros panes que he probado con más almidones, y el sabor es más intenso que en un pan de molde al uso, pero ya se ha convertido en uno de nuestros favoritos. 
Este pan se puede hacer tanto en molde como en hogaza, lo que ocurre es que como todas las masas sin gluten, tiene muy poco cuerpo, y es difícil darle un formado y que luego suba en el horno. Yo lo he probado de las dos formas y va bien, pero de lejos prefiero ponerlo en el molde, porque me aseguro un formado con más estructura,  y porque hace todo el proceso mucho más rápido y directo. Si prefieres probar la opción de hacer una hogaza, necesitarás un baneton para poner la masa a levar. Luego, vuelca la hogaza para llevarla al horno, y sigue el resto de pasos igual. 
Pan de molde sin gluten, con trigo sarraceno
 
Ingredientes
475 ml de agua templada
10 g de levadura seca de panaderia sin gluten
25 g de azucar
180 g de harina de trigo sarraceno
190 g de harina sin gluten (mezcla comercial) y algo mas para espolvorear
2 cdtas de goma xantana 
25 g de psyllium
6 g de sal
2 cdtas de vinagre de sidra
80 g de claras
 
Preparación
Pon en una jarra el agua templada, el azúcar y la levadura, mezcla y deja que la levadura se active unos 10 minutos (Si usas levadura activa, puedes saltarte este paso y añadir los ingredientes por separado luego). En el bol del robot de cocina (o en un bol grande si amasas a mano) pon las dos harinas, la goma xantana, el psyllium y la sal. Mezcla bien todos los ingredientes, y añade el vinagre, la clara de huevo y la mezcla de agua, levadura y azúcar. Con la pala para bizcochos (porque la masa no es una masa como la del pan con gluten, así que necesitarás la pala), amasa a velocidad alta unos 3 a 5 minutos, hasta conseguir mezclar bien la masa. Tendrás una masa muy líquida. Déjala reposar unos 10 minutos. Prepara un molde para pan con aceite y harina, y vierte la mezcla. Alisa la superficie con una espátula humedecida para que quede lisa y uniforme. Pon encima un paño de cocina o un plástico suelto y deja que suba unos 30 a 45 minutos, hasta que claramente, la masa haya subido.
Precalienta el horno a 240º y pon un bol apto para horno con agua para conseguir vapor al llevar el pan al horno. 
Si quieres, puedes humedecer ligeramente la superficie del pan y añadirle semillas. Si no, espolvorea un poco de harina y hale unos cortes en diagonal con un cuchillo.  Llévalo al horno y a los 20 minutos baja la temperatura a 200º y sigue horneando otros 30 minutos. Saca el pan del horno, desmolda y comprueba que la base suena hueca. Si no, llévalo al horno otros 5 minutos.Una vez la base suene hueca al golpearla, deja enfriar en una rejilla.

Bombones de tarta de zanahoria y avena

septiembre 12, 2021

Hoy vengo volando, con un capricho que se prepara en un momento, no requiere horno, y que se come casi tan rápido como se prepara.Fáciles de hacer, y aún más de comer, estos bombones son libre se gluten si usas copos de avena gluten free. Por lo demás, que no te asuste lo de usar zanahoria y avena. Puedes llamarlo bolitas energéticas si te apetece, y dejarlos sin la cobertura de chocolate, o recubrirlos de coco rallado, y probablemente te ayuden a recuperarte de un entrenamiento intenso. Si piensas en bombones, entonces vete directamente a por la cobertura de chocolate y disfrútalos tal cual.

Bombones de tarta de zanahoria y avena

Ingredientes  (10-12 unidades)
2 zanahorias medianas
40 g de avena
50 g de dátiles
5 ml (1 cucharadita) de aceite de girasol
½ cucharadita de canela molida
1 cucharadita de extracto de vainilla
2 cucharadas de coco rallado
100 g de buen chocolate negro

Preparación

Pela y ralla las zanahorias. Pon todos los ingredientes excepto el chocolate en un robot de cocina y mezcla hasta obtener una pasta.
Prepara un plato con papel de horno antiadherente. Coge una cucharada de la pasta y haz una bolita, dándole forma con la palma de las manos. Es más fácil si te mojas ligeramente las manos, así que antes de cada bolita, pasa las manos bajo el grifo y forma la siguiente.
Repite hasta terminar la pasta. Lleva las bolitas a la nevera unos 30 minutos, para que se pongan firmes.

Después, derrite el chocolate al baño María o en el microondas, y pasa cada bolita por el chocolate derretido.
Déjalas reposar nuevamente en el plato y sírvelas una vez que el chocolate endurezca.



 

Ensalada fría de pescado

agosto 30, 2021

Otra receta rápida, y perfecta para dejarla preparada con unas horas de antelación, irte a la playa o la piscina, o echarte la siesta, y tenerla lista en un minuto. Porque está mucho mejor reposada, y recién sacada del frigo, directamente.
Esta ensaladilla solo necesita que cuezas un par de filetes de pescado blanco (el que tengas a mano, fresco, congelado, del tipo que sea) si tienes unas gambitas también se las puedes añadir, y unas patatas. Yo cuezo las patatas, cortadas y con sal, y cuando les faltan unos minutos, añado el pescado y dejo que se termine de cocinar. Escúrrelo todo bien, deja enfriar y desmiga con un tenedor, y mezcla. Añade mayonesa y sigue mezclando hasta conseguir una pasta. Lleva al frigo en un bol tapado hasta el momento de servir, sobre pan tostado.
Con esta base, igual que con la ensaladilla, le puedes añadir lo que te apetezca/tengas dando vueltas por la nevera sin saber muy bien cómo gastarlo: léase unas aceitunas, algo de atún, o anchoas, o encurtidos, o zanahorias, o lechuga o tomate. O todo lo anterior.
Según el tiempo y las ganas que tengas, tendrás tu propia versión, porque con esta base de pescado y patata haces una ensaladilla de verano de chuparse los dedos.
Un par de estas tostadas con tu pan preferido con una ensalada y cena solucionada. ¿Te apuntas?


ESPECIAL

 
Copyright © Tengo un horno y sé cómo usarlo. Diseñado con por Las Cosas de Maite