últimos Post publicados

Crema de puerros con aceite de trufa

marzo 31, 2020

Un básico entre los básicos que nos acompaña en casa desde siempre. Tanto es así que ni se me había ocurrido publicar esta receta. Pero hace un tiempo, cuando compartí algo similar en Instagram y no puse la receta,  me dijeron que estas recetas básicas eran muy buenas para quien estaba empezando a cocinar. Y me di cuenta de que si hace unos años me lo hubieran dicho a mí, me habría pasado lo mismo. Así que cuando hace unos días preparé esta crema que hago muy a menudo en casa, decidí hacerle unas fotos y compartirla aquí por si a alguien le sirve. El ajo negro y el aceite de trufa son pijadas totalmente prescindibles que me apeteció ponerle porque las tenía a mano, pero te aseguro que te saldrá riquísima sin ninguno de ellos. 
Esta crema congela de maravilla, sólo tienes que volver a llevarla a hervir una vez descongelada para conseguir los mejores resultados (personalmente, no me gusta la textura que queda si la recalientas en el microondas, pero descongelando por la noche en el frigo, y calentando hasta que hierva a fuego vivo unos minutos, queda perfecta).
Así que aquí tienes una crema de verduras de batalla que además, es la base de un clásico de la cocina francesa: la Vichyssoise. Pero esa es una historia para otro día que os contaré muy pronto, porque también vale la pena que la tengáis en vuestro repertorio para el verano. Si os gustan las sopas frías, os encantará.
Espero que os guste esta crema y la convirtáis en un habitual para vuestras cenas, como lo es para nosotros. 

Crema de puerros con aceite de trufa y ajo negro
Ingredientes
4 patatas medianas
2 puerros no demasiado grandes (la parte blanca)
Caldo al gusto (verduras, carne, pollo) o agua , en cantidad justo para cubrir las verduras
125 ml leche entera 125 ml (aprox)
Aceite de oliva
Sal
Pimienta negra
Opcional
Ajo negro
Aceite de trufa

Preparación
Pela las patatas y córtalas en cachelos. Limpia bien los puerros y corta la parte blanca en trozos pequeños de tamaño uniforme. Pon un poco de aceite en una olla de fondo grueso, a fuego medio, y sofríe ligeramente el puerro. Si usas el ajo negro, ponlo junto con los puerros.  Añade las patatas y dales unas vueltas. Añade caldo solo para cubrir las verduras. Aquí puedes añadir el tipo de caldo que prefieras, hacerlo con agua y un cubito de caldo, o solo con agua, a tu gusto. Lleva a ebullición y deja que se cocine a fuego medio hasta que las patatas y el puerro estén blandos al pincharlos con un tenedor. Retira el resto de caldo con un cazo y reserva. Bate las verduras con una batidora de mano, añadiendo el caldo que has reservado hasta tener una consistencia un poco más espesa de la que quieres. Añade la leche, y rectifica de sal.
Puedes servirlo con un poco de aceite de trufa, como en la imagen. A mí me encanta servirlo con un buen golpe de pimienta negra.
 


Galletas tipo Digestive

marzo 24, 2020
Esta ha sido una receta que hemos disfrutado muchísimo y que no puedo dejar de recomendarte probar en algun momento. No es exactamente como las originales. El aspecto es lo más parecido a las orginales. De hecho, me sorprendió lo parecidas a las galletas comerciales que iban quedando cuando terminaban de secarse en la rejilla. El sabor a mí me ha resultado menos parecido a lo que es una Digestive. Y sin embargo, no puedo dejar de pedirte que las pruebes, porque aunque no son idénticas a las orginales, las recuerdan y sobre todo, están muy, muy ricas. A mí me ha encantado cómo funciona la harina integral en estas galletas, que las hace especiales. Y, bueno, sobre todo, la mantequilla. Ya lo sabemos, pero es una verdad que no se puede dejar de repetir: Todo mejora con mantequilla. No es sano, pero en repostería, es una verdad como un templo. 
Puedes hacer las galletas sin más y quedan deliciosas, pero si derrites chocolate -a tu gusto, con o sin leche- y le das un baño a una de sus caras, ya pasan directamente a otro nivel. 

Galletas tipo Digestive
Ingredientes (unas 15-20 galletas)

55 gr de harina de trigo
170 gr de harina de trigo integral
1 cucharadita de levadura química
1/2 cucharadita de sal
110 gr de mantequilla a temperatura ambiente
70 gr de azúcar glacé
50 ml (aprox) de leche fría.
100 gramos de chocolate negro o con leche al gusto (tableta) para decorar

PreparaciónPrecalentar el horno a 175ºC y preparar un par de bandejas con láminas de silicona o papel de hornear. Mezclar en un recipiente amplio las harinas con la levadura química y la sal.
Añadir la mantequilla y trabajar mezclar con la punta de los dedos o con un robot de cocina. Añadir el azúcar, mezclar e ir incorporando la leche, poco a poco, hasta conseguir una masa suave, pero no muy pegajosa. Amasar ligeramente sobre la superficie de trabajo hasta conseguir una textura suave. Añadir un poco más de harina solo si es necesario. Estirar con un rodillo hasta tener una plancha uniforme con un grosor de unos 4-5 mm. Recortar las galletas usando un molde redondo o un vaso de unos 5-6 cm de diámetro. Repartir las galletas en las bandejas. Decorar pinchándolas con un palillo o brocheta. Hornear, durante unos 15-20 minutos, hasta que se hayan dorado ligeramente.
Esperar unos minutos fuera del horno y dejar enfriar totalmente sobre una rejilla.
Para la cobertura, cortar la tableta de chocolate en onzas, y derretirlo en el microondas en tandas de 10 segundos. Sacarlo, remover y volver a llevarlo de nuevo hasta que esté derretido, con cuidado de no quemarlo. Pasar la cara de la galleta que no lleva los agujeritos por el chocolate, y dejar reposar sobre una rejilla. Cuando el chocolate empiece a endurecerse, dibuja con un pallillo la retícula y deja enfriar totalmente. También puedes cubrir algunas con chocolate negro y otras con chocolate con leche, o incluso dejarlas sin cobertura. 

Bocaditos de merengue con chocolate

marzo 17, 2020
Este es un bocadito solo apto para golosas, golosas de verdad. La verdad es que no soy una gran fan del merengue, porque tiende a resultarme demasiado dulce. Pero, de vez en cuando, quedan un par de claras sueltas por la nevera que me han sobrado de otras preparaciones, y es entonces cuando se me enciende la bombilla y me da por hacer estas bombas glucémicas.
Digamos que para que el paladar tenga donde descansar, le pongo el chocolate negro y amargo, y, si tengo el día, me da por añadirle ralladura de naranja, o chile, o sal en escamas, o avellana picada. Y así, en un momento, estos merengues se transforman en un bocadito caprichoso de señoritas de otra época.
Pensando en esto mientras lo preparaba, me acordé de que tenía este stand para el afternoon tea. Os confieso que es la primera vez que uso este stand. Y que lo tengo porque yo no lo compre, sino que fue el premio en un concurso de repostería. Si tenéis curiosidad, os diré que hace unos cuantos años hice esta tarta damero, la presenté a un concurso local, y les gustó. Este fue el premio, que no había salido de la caja desde entonces. Pero por algún motivo me dio pena deshacerme de este stand tan delicadamente inútil y aparatoso, y ahí estaba. Y me vino a la cabeza cuando prepare estos bocaditos. Tan decadentes, tan poco sensatos, tan delicados, dulces y prescindibles como el stand mismo y que por eso mismo tienen que gustarte a la fuerza.
Bocaditos de merengue con chocolate




Ingredientes
150 gramos de clara de huevo (aproximadamente 4 claras)
250 gramos de azúcar glas
1 pizca de sal

Para la crema de chocolate
100 gramos de chocolate negro (70% cacao)
30 gramos de mantequilla

Preparación
Preparar varias bandejas de horno con láminas de silicona o papel de hornear. Precalentar el horno a 175 ºC. Añadir una pizca de sal a las claras, y levantarlas a punto de nieve fuerte, añadiendo el azúcar a cucharadas, esperando a que una esté incorporada para añadir la siguiente. Seguir batiendo con la batidora de varillas hasta que el merengue esté duro y brillante, unos 7-8 minutos. Escudillar el merengue con una manga pastelera (yo usé una boquilla redonda, pero puedes usarla estrellada) sobre las placas de horno preparadas, hasta terminar toda la mezcla, intentado que los montoncitos queden regulares y separados unos de otros en las bandeja.
Llevar al horno y bajar la temperatura a 125º durante 30 minutos. Después, bajar a 100º y dejar una hora más. Apagar el horno, y sin abrir la puerta, dejar enfriar completamente el merengue dentro del horno, al menos durante un buen par de horas.
Para la crema de chocolate, mezclar la mantequilla y el chocolate en un cazo al baño María, o en el microondas a potencia media unos 10 segundos, con cuidado de no quemar el chocolate. Mezclar y formar una crema. Si quieres, puedes ponerle un poco de sal en escamas, o unas escamas de chile picante, o ralladura de naranja o algun otro sabor que te apetezca para que contraste con los merengues.
Una vez frío el merengue, pon una cucharadita de crema de cholate sobre la base de una pieza y únela a la base de otra pieza para formar los bocaditos finales.

Rollitos frescos de papel de arroz y gambas estilo vietnamita

marzo 10, 2020
Éste ha sido un reciente descubrimiento que no puedo dejar de compartir y recomendar. La idea de hacer unos rollitos con papel de arroz estilo vietnamita llevaba tiempo rondándome la cabeza.
Llevaba mucho tiempo rondándome la cabeza.
De hecho, acabo de comprobarlo y llevaba casi una década rondándome la cabeza.
Lenta de reflejos, sí, ya sé.
Bueno, la historia es muy sencilla. Había una vez una blogger que empezaba a cocinar y a hacer fotos allá por 2010-2011. Y en aquella época prehistórica en la que Instagram todavía era una broma en construcción y YouTube era marginal, los blogs eran otra cosa. Uno de aquellos blogs era White on rice couple. Y en él fue la primera vez que vi unos rollitos vietnamitas y pensé que tenía que estar genial probar a hacerlos alguna vez. Y ya, de paso, probar a comerlos, porque no había tenido el gusto, nunca.
Aquello quedó en una carpeta de recetas pendientes que durante años me acompañó en mis sucesivas  mudanzas. Sí, esta abuelita venerable coleccionaba recetas en papel antes de que se cruzaran en mi vida otras formas electrónicas de lidiar con todas las inspiraciones y recetas pendientes que colecciono. De vez en cuando, la veía allí, pero no terminaba de arrancar y hacerlos. Otras cosas habían tomado siempre precedencia.
Una de las razones más simples es que no he hecho demasiadas cosas de cocina asiática en casa. No la conozco demasiado y me resulta totalmente ajena a mi cultura gastronómica. Hasta que hace relativamente poco tiempo me he acercado a un supermercado asiático, tampoco había utilizado ni tenido demasiada curiosidad por este tipo de cocina. Pero en una de las incursiones al Asia market encontré papel de arroz para hacer rollitos, y ahí sí que la conjunción planetaria hizo que, por fin, y después de casi una década, me decidiera a probarlos.
Bueno, una historia muy larga para un resultado mucho más rápido, delicioso y ligero de lo que os podeis imaginar.
Realmente, no seguí ninguna receta. Incluso la salsa me la saqué de la chistera después de un par de intentos de mezclar cosas.
Y es que esto es una interpretación más que libre y muy, muy simple de lo que pueden ser unos rollitos originales, pero totalmente recomendable. Y sencilla: yo elaboré unos cuantos y el resto los terminaron mis hijas.
Os dejo aquí la receta que utilicé yo, porque sobre todo quiero registrar la salsa. Los rollitos estoy segura de que los podría replicar – más o menos- para la siguiente vez, porque se trata más de una idea que de una receta estricta, pero la salsa me encantó, así que necesitaba registrarla.
Espero que os guste tanto como a nosotros.

Rollitos de papel de arroz con gambas, estilo vietnamita
Ingredientes
Media lechuga
Unas hojas de rucula u otras variedades de lechuga o escarola
1 zanahoria
Unas ramas de apio
Brotes de soja, frescos o en conserva
Unos langostinos o gambones cocidos
También puedes añadirles fideos de arroz (vermincelli) si quieres hacerlos algo mas completos

Salsa
3 cucharadas soperas de aceite de girasol (de cacahuete o cualquiera de semillas, de sabor neutro)
2 cucharadas soperas de vinagre de arroz
1 cucharadita de salsa de soja
1 cucharadita de guindilla
1 diente de ajo prensado
Sal (solo si fuera imprescindible, la salsa de soja es salada y esta salsa queda muy sabrosa sin sal )
Opcional: una o dos cucharaditas de mantequilla de cacahuete.

Corta todas las hortalizas en tiras finas de un tamaño similar y reserva. Prepara un plato hondo o una fuente honda redonda y pon agua bien caliente hasta la mitad de la altura. En una superficie de trabajo amplia y limpia, prepara los indredientes. Sumerge una hoja de papel de arroz y mantenla unos segundos en el agua, hasta que deje de estar rígida y adquiera una textura gelatinosa. Sácala del agua, y extiende con cuidado sobre la superficie de trabajo. Coloca unas cuantas tiras de las hortalizas con cuidado de no sobrecargarla o no podrás cerrar el rollito. Pon un gambón sobre el lecho de verduras. Ciérralo, enrollandolo aproximadamente un tercio de su tamaño. Ahora, lleva los lados hacia adentro, para que no se salga el rollito ni por arriba ni por abajo. Continúa enrollando, una vez hayas asegurado los extremos. La misma consistencia glutinosa del papel hará que no se abra. 
Puede que necesites hacer unos cuantos antes de que te salgan todos iguales, pero una vez les hayas cogido el sistema y mientras no los llenes demasiado, enseguida te resultará muy sencillo. Completa hasta acabar el relleno.
Mezcla los ingredientes de la salsa y corrige y ajust a tu gusto. Sirve los rollitos junto con la salsa recién preparados.

Pudding de chia con frutas y semillas

marzo 03, 2020

No había probado todavía  el pudding de chia. La receta de hoy es un poco de curiosidad por mi parte. Curiosidad retardada, pero curiosidad al fin y al cabo. Porque la chia lleva a vueltas por las redes desde hace años, y yo todavía no me había animado a probarla. Así que como esto había que cambiarlo, este es un momento tan bueno como cualquier otro para probarla.
Hice este pudding de chia y así la probamos. Si te gusta, esta opción con frutas y semillas te va a encantar. Si no termina de convencerte, igual puedes probarla, o añadirle otras frutas o mermeladas, y cambiar las semillas, y darle otra oportunidad. Lo mejor: que dejas el desayuno en marcha la noche anterior y te levantas ya sintiéndote con ganas de comerte el día. Eso sí, la textura puede que no sea para todo el mundo, pero si, como yo, tienes curiosidad, no dejes de probar este pudding de chia con fruta y semillas.
Que os sea leve. Ya va quedando menos.


Pudding de chia con frutas y semillas

Para 4 personas
8 cucharadas de semillas de chia
350 ml de leche
3 cucharadas de semillas mezcladas (lino, sésamo, pipas de girasol o calabaza)
8 porciones de melocotón, fresco o envasado en su jugo
1 cucharadita de vainilla (extracto o pasta)
100 gramos de arándanos (frescos o congelados)
 
Pon las semillas de chia con la leche y la mitad de la mezcla de semillas en un bol y remueve
Cubre y deja en el frigorífico la noche anterior.  Pon los melocotones con la vainilla en un cazo y saltéalos juntos ligeramente (puedes omitir este paso).
Pon los arándanos en un cazo con el zumo y la ralladura de limón y calienta hasta que se forme jugo y esté burbujeante.
Divide la mezcla de chia en 4 boles de servir, añade los melocotones, la confitura de arándanos y el resto de las semillas. 
Puedes decorar con miel si te gusta.

Kebab casero (y ligero) con su salsa

febrero 27, 2020
El kebab es de las comidas callejeras que más he disfrutado durante años. Supongo que es el tema especia.
Me encantan los adobos, las marinadas, y alucino con lo que pueden cambiar los sabores si sabes manejar las especias.

He estado jugado con las especias otra vez, porque estoy volviendo a hacer comidas familiares más limpias y más ligeras, y para cambiar sabores y no aburrirte comiendo cosas similares, las especias son imbatibles.
Esta receta, además de que el resultado si te gusta el kebab te va a dejar encantada, te va a conquistar porque se hace práticamente sola: pones todos los ingredientes en la picadora, de ahí al mode, y al horno.
Y ya está.
La primera vez que la hice usé las cantidades que indica. A la vista del éxito, la siguiente vez, la doblé. Vale la pena hacer el doble, pero mi consejo es que lo hagas en dos moldes para asegurar que se hace en el mismo tiempo y se cocina por dentro.
Si además le añades un poco de la salsita, te harán la ola.
Kebab casero
Ingredientes

Aceite de oliva
500 gramos de carne  picada con el mínimo de grasa (puedes optar por la que quieras: ternera, pollo, pavo. Yo uso muslos de pavo y los pico)
1 cdta de comino en polvo
½ cdta de ajo en polvo
¼ cdta de pimentón dulce
½ cdta de cilantro en polvo
1 cdta de oregano seco
1 cdta de mix de hierbas (si no usas preparado, usa una pizca de las que tengas a mano: oregano, tomillo, romero, mejorana, albahaca, pero no mas de 1 cucharadita en total)
¼ cdta de cayena en polvo
1 cdta de sal
Unos golpes de pimienta negra recién molida

Salsa para kebab
1 yogur natural sin azucar
1 cucharada sopera de mayonesa
1/2 diente de ajo picado 
oregano
1/4 cucharadita de comino en polvo
1 cucharada de zumo de limon
sal

Para servir (opcional)

Pan de pita integral
Ensalada verde




Preparación

Precalentar el horno a 180º (160 con ventilador). Engrasar bien con el aceite un molde de cake (1kg) antiadherente.
Poner todos los ingredientes en el robot de cocina y picar hasta que quede una pasta muy fina. Poner la mezcla en el molde y apretar bien por todas partes.
Cubrir el molde con papel de aluminio y llevar al horno 1 hora y 20 minutos. Pasado este tiempo, retirar el papel de aluminio y cocinar otros 10 minutos más.
Dejar reposar 10-15 minutos, y desmoldar. Cortar muy en lonchas muy finas y servir con el pan de pita, la ensalada verde y la salsa. 

Tortitas para pancake Tuesday

febrero 25, 2020
O lo que es lo mismo, asi es como se celebra el martes de carnaval por estos lares. Que tampoco esta mal, la verdad. 
Estas las prepare con mi receta de siempre, que lleva tiempo publicada en el blog y nos encanta y no falla nunca, pero que os la pongo de nuevo aqui. Con las tortitas, unas cerezas congeladas que estuvieron un poco al fuego para que se hicieran casi compota y soltaran su propio azucar, algo de nata y sirope de chocolate. Os dejo tambien enlazada la receta del sirope casero.
Y si hoy no teneis tiempo, probadlas el fin de semana y me contais.

Tortitas para pancake Tuesday
Ingredientes (para unas 15 tortitas aproximadamente)

200 gramos de harina con levadura incorporada
200 gramos de leche entera
1 huevo mediano
50 gramos de azúcar (aprox 3 cucharadas soperas)
Aceite para pintar la plancha

Preparacion

Mezclar los ingredientes en un bol, batir hasta conseguir una mezcla ligada y sin grumos. Calentar la plancha a fuego medio-alto, y mantener la temperatura constante. Pintar ligeramente con aceite. Poner cucharadas de la mezcla en la plancha. Cuando comiencen a parecer burbujas en la masa, darle la vuelta con una espátula de madera y dejar que se hagan por el otro lado. Repetir hasta completar toda la masa, pintando de nuevo la plancha con aceite solo si es imprescindible.
Yo últimamente le añado un chorrito más de leche a la masa. No sé si es la harina de aquí, que es ligeramente distinta a la que solía usar antes, o simplemente es cosa mía, pero con la masa ligeramente líquida me gustan más. Es difícil de precisar cuánto más, así que es mejor ir probando hasta dar con la combinación que te guste más.

Galletas de brownie de chocolate

febrero 18, 2020
El brownie de chocolate es uno de los primeros postres que aprendí a hacer y una de las primeras recetas que le paso a cualquiera que quiera empezar a hacer reposteria rica y fácil. No solo soy una fan incondicional del chocolate, es que el brownie, con una buena receta, no puede ser mas fácil, se hace en un solo cacharro, con lo que apenas manchas, siempre sale bien, le gusta prácticamente a todo el mundo; se puede hacer en cantidad (una fiesta, una celebración en el trabajo) y es fácil elevarlo a otro nivel con pequeños cambios (frutos secos, salsa de caramelo o de chocolate, helado de vainilla, coulis de frutos rojos, mermeladas de cítricos o de frutos silvestres...) creo que la multitud de variantes que se me ocurren en un momento os da una idea de lo que me gusta y lo versátil que es. 
Vamos, que soy muy fans.
Aunque tengo un par de recetas que para mí son insuperables y a las que vuelvo una y otra vez, cuando me tropiezo con una nueva con la palabra brownie, tengo que probarlo. Igual que los perros levantan las orejas al oir un ruido, pues asi mi blogger cerebro se activa cuando veo un brownie. Básica que es una.
Pero me lo vais a agradecer, porque estas galletas son otro nivel: Lo bueno de una buena galleta de chocolate, y lo mejor de un brownie.
Otro nivel.
No sé si de adiestramiento, pero otro nivel.
Palabra.
Galletas de brownie de chocolate

Ingredientes
50 gramos cacao
225 gr azúcar blanco
112 gramos mantequilla derretida
30 gramos aceite vegetal (yo uso de girasol)
1 huevo
2 cucharaditas extracto vainilla
150 gramos harina
1/2 cdta levadura repostería
1/2 cdta sal
1/3 taza chips chocolate (o más si te apetece)

Preparación
Precalienta el horno a 175º y prepara dos bandejas de horno con papel de hornear, hojas de silicona o similar. Mezcla en un bol el cacao, el azúcar, la mantequilla y el aceite vegetal. Añade el huevo y la vainilla y mezcla hasta incorporar.
Añade la harina, la levadura y la sal. Mezcla los ingredientes secos antes de añadirlos a los ingredientes líquidos y formar una masa. Simplemente mézclalo, con cuidado de no batirlo de más. Añade las chips de chocolate y mezcla de nuevo.
Pon cucharadas de la mezcla sobre las placas de horno preparadas. Yo les doy forma de bolitas con la mano para que queden regulares.
Lleva al horno y hornea unos 10-11 minutos. Las galletas saldrán blanditas del horno, pero endurecerán al enfriarse. Si las dejas más tiempo estarán demasiado duras.
Deja que se atemperen ligeramente en la bandeja unos 10 minutos antes de pasarlas a una rejilla para que terminen de enfriarse.  


ESPECIAL

 
Copyright © Tengo un horno y sé cómo usarlo. Diseñado con por Las Cosas de Maite