21 febrero 2014

Panecillos blancos



Ha habido temporadas en casa en las que no compraba pan del día. Sí, se puede vivir sin comer pan del día. No es recomendable, hasta es algo triste, pero es posible. La cosa era que todos pasábamos el día fuera, y no tenía a mano ningún sitio donde poder comprar un pan decente que pudiera llegar a la cena sin convertirse en una masa chiclosa e informe cuando tratabas de darle un bocado. 
No sé si esa es la razón por la que mis hijas empezaron a llamar simplemente pan al pan de molde y "pan duro" al pan de barra.  Puedo entender a la perfección la lógica infantil que automáticamente decide llamar "duro" un pan con corteza  y crujiente, pero a mí me daba un escalofrío cada vez que las oía pedir que hiciera "pan duro". Así que de inmediato cambiaron las reglas, y ya que no conseguí quitarles de la cabeza la idea de que el pan a secas es pan de molde, al menos las convencí para que las barras dejasen de ser "pan duro" y pasaran a ser pan-pan. Sí, sigue sin tener ninguna lógica, parece que estamos jugando a vaqueros con las pistolitas, pero yo prefiero pensar que es el pan, pan.


Así que con ellas ya incorporadas a la pasión por el pan de verdad, ya no tengo el problema de encontrar un sitio donde tengan buen pan, porque no me da nada de pereza hacer pan casero.  Uso la panificadora la mayoría de las veces, y para cuando me quiero dar cuenta, ya está hecho casi todo el trabajo. Pero incluso si quieres hacer el amasado a mano, verás que es de lo más sencillo, y sobre todo, muy, muy satisfactorio. 
Estos panecillos son la misma receta con la que hago las baguettes, solo que antes los compraba, no me preguntéis por qué, y hace unos días mi hija me pidió que le hiciera panecillos para llevar al cole. El resultado lo tenéis a la vista. Por si resisten más de media hora después de salir del horno, se pueden congelar perfectamente, y usar cada día para hacer un bocata de pan, pan, casero y riquísimo. 
Al ataque, a por el pan, pan.







Panecillos blancos (para unos 8-10 panecillos) 
 
500 gramos de harina de fuerza
300 gramos de agua
10 gramos de levadura fresca (o 5 gramos de levadura deshidratada para reactivar- yo aquí todavía no la he encontrado fresca y uso esta que veía en las recetas americanas con muy buenos resultados)
5 gramos de sal

Preparación
Disuelve la levadura en el agua templada y deja que se reactive durante unos 10 minutos. (Solo si usas una levadura para rehidratar. Si usas levadura fresca, omite este paso.)
Y aqui viene lo sencillo: pon todos los ingredientes en la panificadora, en el programa de amasado (en la mía dura una hora y 30 minutos) y déjala trabajar. Cuando acabe el programa, pon unas gotas de aceite en la superficie de trabajo, desgasifica la masa, dividela en mitades hasta tener 8 o 10 bolitas de masas, dependiendo de cómo quieras de grandes los panecillos. Da forma a los panecillos, y déjalos que crezcan de nuevo una media hora. Yo las horneo sobre una plancha de silicona en la parrilla del horno (así queda también más crujiente la base). Pon un bol apto para horno, con agua,  en la base del horno  cuando lo enciendas para que ayude a hacer una corteza crujiente.
Calienta el horno  a 220 grados, con calor arriba y abajo, y cuando esté caliente el horno, cocina los panecillos unos 10 a 12 minutos, según te gusten de tostados.

6 comentarios:

  1. Me has hecho recordar a Heidi y a los panecillos blancos que le compraba a su abuelita!!! Jejejeje
    la erdad es que el pan pan tiene muy buena pinta, y además mehe reido con las conclusiones de tu hijas... :)
    Besitos grandes

    ResponderEliminar
  2. Son preciosos. ¿y en que momento se hacen los cortes?. Lo pones tan fácil que me voy a animar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los cortes los hago un poco antes de meterlos al horno. Usa un cuchillobien afilado o una hoja de aifetar. Besos

      Eliminar
  3. Qué te puedo decir, en casa normalmente comemos pan de molde y sí, es verdad, mis hijos le llaman pan, pues es el pan de cada día. Al pan normal no le dicen pan dura, pero a veces mi hija pone caras cuando está muy crocante...ja,ja,ja...

    ResponderEliminar
  4. Es que a tus hijas las tienes muy bien acostumbradas. No saben lo que es realment el pan duro de verdad!!! Ese que dejaste inadvertidamente en el armario. O qué me dices de aquel bocadillo a medio consumir (a todos los padres nos ha pasado) que recuperas de la bolsa del desayuno al intentar introducir el bocadillo del lunes por la mañana?? Eso sí era pan duro

    ResponderEliminar
  5. buenísima idea de hacerlos así como panecillos. yo suelo congelarlo pero la hogaza cortada en rebanadas... la próxima vez a por panecillos, seguro que al peque también le gustan!
    un beso, mi niña!

    ResponderEliminar