06 junio 2013

Pan de chapata individual


Yo podría vivir sin muchas cosas, pero si hay algo con lo que disfruto como una tonta es con el pan. Y ni siquiera es algo reciente, ni exijo que tenga masa madre de tres generaciones, ni se me ocurre levantarme a las seis para hacer pan fresco, ni busco harinas extrañas. Qué va! Soy bastante más simple y mucho más fácil de conformar. A mí el pan me gusta de todas las maneras, recién hecho, enfriado, de hogaza, de barra, de molde, de hamburguesa, en grisines, en panecillos, con cereales, incluso duro. Soy capaz de comerme una barra entera sin nada más, bocado tras bocado. Cada vez lo hago menos, es cierto, porque tampoco se trata de batir ningún récord, pero sigo disfrutando con cada bocado. 

A veces pienso que si tuviera que elegir mi comida preferida se me ocurriría cualquier cosa en forma de bocata, o un buen trozo de pan para mojar en una buena salsa, mucho antes que el plato en sí mismo. Muy básico, muy sencillo. Simplemente espectacular. 




Hace un par de años descubrí que, además de comerlo, hacer pan en casa proporciona una satisfacción deliciosa, primaria y perfecta. Y no hace falta nada: ni amasadoras, ni panificadoras, ni fermentos extraños, ni nada especial. Puedes arreglarte con lo que tengas. De hecho, creo que lo más difícil de replicar en casa es el horno de panadero, así que todo lo demás tiene una importancia muy relativa. Pero el hecho de ver cómo de sólo unos cuantos ingredientes básicos se forma una masa que crece y fermenta hasta adquirir su propia textura, y ver luego cómo crece en el horno y cómo la casa se llena de un olor inconfundible es uno de los mejores regalos que me ha dado el aprender a cocinar. 
Últimamente hago pan mucho menos a menudo de lo que quisiera. Es sencillo, y apenas exige tiempo "activo", pero los tiempos de las fermentaciones exigen una dedicación que no siempre tengo. 
Sin embargo, cuando hace unos días tuve toda la mañana para estar en casa (haciendo otras cosas, pero en casa), recordé haber visto una receta de chapatas que tenía que probar. Esta receta es larga y exige muchos pasos intermedios, con largas esperas entre uno y otro, pero os aseguro que merece la pena si tenéis el tiempo para hacerlas. El resultado lo tenéis en las fotos. Sólo falta mi sonrisa de satisfacción con el resultado, porque os aseguro que salieron de auténtico lujo. 

Obviamente, esa noche en casa cenamos bocata. 



Chapatas individuales


Ingredientes (para 8 unidades)

Prefermento
100 ml de agua
180 gr de harina de fuerza
10 gr de levadura fresca de panadero
1 cucharadita de azúcar (aprox. 5 gr)

260 ml de agua
1 cucharada de sal
50 ml de aceite de oliva
450 gr de harina de fuerza
15 gr de levadura fresca de panadero

Para el prefermento, mezclar los ingredientes en un bol y amasar ligeramente. El resultado será una bola de masa más bien dura. Cubrir con un paño limpio humedecido y dejar fermentar una hora. 
Pasado este tiempo, si tienes una panificadora, puedes poner todos los ingredientes en la cubeta, empezando por el prefermento y luego el resto, en el orden en el que aparecen, y usar el programa para hacer masas -dura una hora y media aproximadamente- (Si no, mezcla los ingredientes, amasa unos diez minutos y deja reposar la masa una hora tapada de nuevo. Pasado ese tiempo, amasa de nuevo y deja de nuevo reposar otra hora). 
Una vez hecha la masa, y como es algo pegajosa, yo pongo unas gotas (solo unas gotas!) de aceite en la superficie de trabajo. En lugar de amasar, doblamos la masa sobre sí misma, como sifuera una hoja, cogiendo un lado, llevándolo al centro, y con el otro lado tapando este doble. Dejamos reposar la masa así durante media hora.
Pasado este tiempo, giramos la masa hacia la izquierda, haciendo medio giro. Los pliegues que antes estaban en la parte superior e inferior de la masa ahora deben quedar a derecha e izquierda. Cogemos un lado, y doblamos  hacia el centro, cogemos el otro lado y doblamos hacia el centro, tapando este doble. Dejamos reposar de nuevo 30 minutos. 
Pasado este tiempo, repetimos de nuevo. Giramos la masa a la izquierda, y doblamos sobre sí misma, primero un extremo, luego el otro. 
En en este momento, ayudándonos con un rodillo, aplanamos la masa hasta dejarla con una altura de unos 3 cm.  Con una rasqueta de panadero o una espátula rígida, cortamos la masa en 8 piezas rectangulares. Las colocamos en la bandeja del horno, cubierta con papel de hornear o una placa de silicona y espolvoreada de harina y las dejamos fermentar de nuevo de 30 a 60 minutos, hasta que doblen su volumen. 
Precalentamos el horno a 250 grados, o a la máxima temperatura que permita, e introducimos un bol apto para horno con agua para que cree el vapor que luego mejorará la corteza del pan. 
Llevar al horno, a la máxima potencia, durante 5 minutos. Pasado este tiempo, bajar la temperatura a 200 grados, y dejar unos 10-15 minutos más. 
Dejar enfriar en una rejilla antes de servir.



25 comentarios:

  1. Que panecillos mas ricos para un bocadillito pequeño. Es que me encanta el pan blanquito y suave como este. Bss

    Virginia "sweet and sour"

    ResponderEliminar
  2. como tú, me apasiona el pan con lo que sea, no te quiero contar con mantequilla!! jajaja, me estoy animando a hacer pan y casi hago uno cada semana, de los facilillos claro. tu receta me parece impresionante, la haré y te comentaré, gracias

    ResponderEliminar
  3. Pues yo tengo que buscar otras harinas pero eso es otra historia, mi asignatura pendiente precisamente es la chapata, ya hice unas para Bake the World pero no me convencieron así que un día de estos probaré, pero cambiando la harina, claro!
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Que chapatitas mas lindas, blanquitas y tiernas como a mi me gustan, besos

    ResponderEliminar
  5. Mmm te robaba uno para la cena de hoy, el pan chapata es uno de mis recetas pendientes. Tengo que animarme un día de estos. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. En cuanto mi hija termine los exámenes seguro que intenta hacerlas, porque la pinta es espectacular, y ahora ella está en modo panarra.

    ResponderEliminar
  7. Solo una vez he preparado chapata y lo de amasar un pan tan húmedo me dejó agotada jaja pero la verdad, el resultado valió la pena, tengo que probar tu método a ver si me quedan la mitad de bien ;) Yo tambien soy muy panarra, es mejor no dejarme la barra cerca. Buenas noches Macu :)

    ResponderEliminar
  8. !!!!!!Cómo te comprendo!!!!! Yo también disfruto viendo los panes en el horno y con el aroma que desprende y que impregna todos los rincones de la casa, !!!!un placer que yo le debo principalmente al blog. Probaré tu receta porque me encantaron las chapatas cuando las hicimos para las Bake the world. Un beso Macu un placer saludarte.

    ResponderEliminar
  9. No he hecho muchos panes, pero la verdad es que las pocas veces que me he decidido he quedado muy contenta con el resultado. Estas chapatas están divinas, me apunto la receta!

    ResponderEliminar
  10. Me matas con esta receta. Puedo morir por el pan, a vaces lo hago en casa porque sí pues, toma tiempo, pero que rico huele cuando está en el horno. Muy, pero muy poquitas veces lo he tenido para el desayuno, algún domingo de insomnio ha pasado, así que prefiero tenerlo para el lonche.
    Esta receta la hago sí o sí, porque me encanta este pan, nosotros le llemamos ciabatta.

    ResponderEliminar
  11. Una asignatura que tengo pendiente (entre muchas otras) es hacer pan, y ten por seguro que tarde o temprano lo haré, porque no solo tiene una pinta espectacular si no que quiero poder decir que he hecho mi propio pan y poder disfrutar de esa sensación que describes tu.
    Un besito muy fuerte y gracias por la receta!!

    ResponderEliminar
  12. A nosotras nos encanta el pan, qué delicia y estas chapatitas te han quedado ideales!!

    un abrazo y buen finde

    ResponderEliminar
  13. Todos los días almorzamos una chapatita así... estás tan buenas!!
    Te han quedado maravillosas!!

    Saludos 'especiados'

    ResponderEliminar
  14. Me encanta este tipo de masas, yo no las encuentro complicadas, además el resultado es siempre tan bueno.
    Bss.

    ResponderEliminar
  15. Hola preciosa,
    A mi tambien me gusstan así, sin complicarse la vida y estar pendientes de masas madres ni horarios raros, pero estos parecen pefectos¡
    Ja, ja lo dificil es no comer los 8 de una sentada¡
    Un beso grande, Teresa

    ResponderEliminar
  16. Mmmmm ya me imagino esta chapata con un poco de jamon serrano dentro y arrrgggg! se me hace la boca agua.Te han quedado de lujo.Con tu permiso me quedo por aqui y estar pendiente de tus recetas.Un besito desde laFragua!

    ResponderEliminar
  17. Te han quedado unas chapatitas estupendas, ideales para hacer un bocata y comérselo muy a gusto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Ohhhh me he enamorado de estas chapatitas! me encantan... tengo que probar de una vez por todas a hacer pan.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Mmm pero qué rico este pan de chapata, con lo que nos gusta a mis hermanos y a mi. Y así individual es perfecto para que nadie se pelee por su trocito de chapata. Me encanta la receta, en cuanto tenga un poquito de tiempo la probaré a ver que tal sale :)
    Un besote desde ¡¡Mmm qué delicia!!

    ResponderEliminar
  20. Que buena pinta tienen!! Las chapatas así pequeñitas son mis favoritas, pero nunca he hecho pan... ahora que las veo y me imagino el olor en casa, igual me atrevo a probar, a ver que pasa... ;)
    Besos y gracias por la receta!!

    ResponderEliminar
  21. Me encata hacer panecillos individuales, queda muy chulo si tienes invitados y las chapatas son mis preferidaa. Esta receta la pruebo que tiene pintaza! beso

    ResponderEliminar
  22. Buenisimos los panes y todos los panes que nos puedas sugerir!!
    Monica

    ResponderEliminar
  23. Ya decía yo que daba olorcito a pan recien hecho.

    ResponderEliminar
  24. Deliciosos pasabocas!, gracias por la receta, creo que intentaré preparar algunos para las reuniones en casa.

    ResponderEliminar