Mermelada de naranjas

Igual es que soy una simple –bueno, casi seguro- pero yo, como que no le pillo la gracia al dicho ese de los anglosajones de “when live give you lemons…”. Mejor dicho, le pillo la gracia al dicho en inglés y en su contexto, que es totalmente americano, pero no le pillo la gracia a la traducción directa y a usarlo directamente en español, como si tuviera sentido para nosotros.
Lo dicho, debo de ser muy simple, pero en español a mí se me ocurren cosas como hacer de la necesidad virtud, o a mal tiempo, buena cara. Pero nada de limones. Y a mí los limones, así a tontas y a locas en una expresión que traducida no tiene sentido, pues me resultan ácidos.
Otra cosa son las naranjas. Naranjas de la china, tu media naranja, peor es nada que media naranja, más vale una naranja comida,que tres exprimidas. Y seguro que me dejo expresiones naranjiles a porrillo. Igual que había dejado de lado hasta ahora el hacer mermelada de naranja. Porque vamos a ver, cuando iba yo a hacer mermelada de naranja?  En primer lugar, porque es algo que no como nunca. No lo he comido en casa de mis padres, y nunca me dio por comerla luego. En segundo lugar, porque lo de hacer mermelada en mi cabeza de compartimentos estancos, tiene un lugar y un solo lugar: uno hace mermelada para aprovechar la fruta que le sobra (o hace conservas de lo que sea: tomate, melocoton, albaricoques, bonito, porque la materia prima le sobra –lease: tienes un huerto con un pico de produccion y te pones a aprovecharla y te lias a hacer mermeladas. Lo de comprar fruta para hacer mermeladas es como el colmo del absurdo en mi cuadriculada cabeza: te cuesta dinero y trabajo, cuando puedes ir al super a comprar solo lo que necesites- pero eso daria para otro post muy largo.) Y yo, como que no tengo naranjales a mano, ni los he tenido nunca.
Pero, hete aqui que llevas ya una buena temporada en la menos britanica de las islas britanicas y como que ya te has habituado a tomar te a todas horas (sin dejar de tomar café, tambien), y has aprendido a hacer scones, y a usar el pure de patata como guarnicion, y otros miles de tics cotidianos que ya no te sorprenden, porque los has incorporado a tu vida de la forma mas natural del mundo. Y hete aqui que un buen dia la vida no te da limones, sino unas pocas (muchas) naranjas que se han ido quedando rezagadas en el frutero y que te miran amenazando con darte cargo de conciencia, porque lo de no desperdiciar comida lo llevas interiorizado a sangre y fuego ( y ademas ahora con el rollito del reciclaje y la comida real y la sostenibilidad ademas lo puedes decir en voz alta sin que nadie te juzge) y automaticamente se te dispara esa parte del cerebro que debe ser exclusiva de los bloggers que vivimos obsesionados con nuestra proxima receta, y empieza a funcionar, pensando que hacer con ellas.
Y todo eso pasa en la fraccion de segundo que tardas en pensar, ya esta:  mermelada de naranja en enero.
Y no creo que la vaya  a usar para el desayuno, que untar de mermelada de naranja la tostada me sigue resultando raro (y me doy cuenta de que mis costumbres y mis nuevos habitos son totalmente caprichosos e impredecibles- ni idea de porque algunas cosas no pueden cambiar y otras las adopto sin problema, pero que mas da); pero como cobertura o relleno para bizcochos con base de chocolate, esto tiene que estar de muerte. De muerte lenta. Mira que ya estoy activando otra vez el blogger-cerebro (que suena como un superpoder, oye) y pensando en hacer un bizcocho tipo genoves con chocolate y esta mermelada. O tipo brownie, o…
Si la vida te da limones….se los das de vuelta.
Yo prefiero naranjas.


Mermelada de naranjas

Ingredientes
1 kg naranjas (peso sin piel: lee la receta entera)
600 gr de azúcar
cáscara de 2 naranjas
Lava bien las naranjas con agua y una esponja. Pela dos de las naranjas con cuidado de no coger la parte blanca, ya que amarga. Solo queremos la parte exterior de la piel. Corta la piel de esas dos naranjas en tiras finitas. Pela el resto de las naranjas y pésalas sin la piel hasta tener 1 kg de fruta. corta las narnjas en trozos y pónlas en una olla a fuego medio. Cuando alcance el hervor, reduce al mínimo y cocina 15 minutos más. Añade el azúcar y las cáscaras en tiritas y dejar cocinar a fuego lento unos 45 minutos, moviendo de vez en cuando para que no se queme. Comprueba su consistencia poniendo una cucharadita de mermelada en un plato, inclínalo y mira si te gusta ese punto: si cae muy rápido estará líquida. llévala de nuevo al fuego hasta que coja más consistencia.
Una vez tenga el punto que te gusta, pona en un frasco limpio y deja que se atempere antes de taparla y guardarla en el frigorifico para consumir en los siguientes días.

Comparte o imprime:

8 comentarios

  1. Ains lo que daria yo por ser tu vecina me pierden las mermeladas y de naranja hace tiempo que no la hago y no sera por que no me guste pero como siempre estoy probando nucevas convinaciones de sabores mi despensa se queda pequeña para tener un buen surtido.
    Hace años publique en el blog la mermelada de tomate y naranja ,la he hecho varias veces pues a quienes no les gusta la mermelada de naranja para el desayuno les encanta y siempre que la he regalado ha sido un exito ,si tienes ganas te animo a que la hagas.
    Repito lo que daria por ser tu vecina esos tarros no iban a durar naaaaaaaa de na ,te ha quedado de relujo y seguro que esta para ponerle un piso o dos.
    Bicos mil wapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisimas gracias, Chus. A mi tampoco me importaria ser vecina tuya, no creas. Lo de comer como gallegos mola mil!
      Voy a ver tu mermelada de najanja y tomate, porque es una combinacion tan inusual que me has picado mucho la curiosidad.
      un besazo grande, y feliz fin de semana.

      Eliminar
  2. Macu ¿que tal? Hace tiempo que vengo sin comentar, porque el tiempo en mi vida corre a la velocidad de la luz, jajaja..., pero no me pierdo ni una.
    Veo que hoy vienes guerrera, jajaja, yo soy muy refranera, no sé, surgen así casi sin darme cuenta, y a veces creo que demasiados para una conversación corta, en eso salgo a mi madre, jajaja..., pero mira lo de los limones como que no, nunca lo oí hasta que comencé a bloguear, y me parece tan absurdo, que es de esas cosas que detesto (ahora que no me escucha nadie, por si acaso, jajaja...)
    En cuanto a las mermeladas, te doy la razón, me parece absurdo comprar frutas exprofeso para hacerlas, por muy barata que esté, nunca compensa, yo tengo pocas publicadas, y todas son por excedentes de fruta, el huerto de mi padre es pequeño, pero bastante productivo, y la verdad es que luego las conservas con sus hortalizas y frutas, saben riquísimas. Pero de otro modo, nunca las haría.
    Por cierto la única mermelada que tengo publicada de naranja, no es con naranjas de nuestros naranjos, sino con un regalo que le hicieron a mi marido, y como lleva canela, es un poquito más naranja que la tuya, quiero decir que no es transparente. También me sorprende el tiempo porque la que yo suelo hacer es mucho más corta la cocción.
    También hago una de naranja y zanahoria que es una delicia, y por cierto tampoco la pongo en tostadas, prefiero la mermelada en el yogur, para postres o como relleno de bizcochos, pero con pan nunca la como, y no es por nada en particular, sino por falta de costumbre.
    Bueno a ver si me animo ahora que los naranjos están a tope, porque esa transparencia de tu mermelada me ha dejado maravillada, parece gelatina, y me encantará probarla.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Concha, a mi me pasa igual, no me da para todo. Tengo que probarla con canela y con zanahoria. Las dos suenan de maravilla!
      Un besazo y feliz fin de semana.
      Macu

      Eliminar
  3. ¡hola Macu!
    Hago muchas veces mermelada de naranja pero nunca me ha quedado con ese aspecto transparente y profesional. A veces le doy u golpe de batidora, pero entonces queda más puré que mermelada, no sé si sabes a qué me refiero. En tu opinión, ¿basta con trocear a cuchillo en cachitos pequeños la naranjaa? ¿éstos se acaban rompiendo bien, o luego en la mermelada se notan?

    Gracias por tan sencillas y prácticas recetas, coincidimos en gustos muchas veces ;)

    ResponderEliminar
  4. Hola, Lo primero que te recomendaria es que no batas la fruta. Como tu dices, queda pure o compota, pero no mermelada. En este caso las mias tenian mucho zumo. Puedes probar a anadir zumo o agua durante la coccion. Los trocitos no suelen romperse, pero ten cuidado al removerla de no manipularla mas de lo imprescidible.
    La otra parte es que la iluminacion desde atras ayuda mucho, mucho, a que se vea asi :-)
    Un abrazo,

    Macu

    ResponderEliminar
  5. No he probado nunca la mermelada de naranja ¿No es ácida? La que has hecho tú tiene una pinta estupendísima.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, Luisa. No, para nada es acida, porque como todas las mermeladas, lleva un monton de azucar. Piensa en otra fruta acida: fresas, arandanos... pues igual con las naranjas.
    Aqui a los ingleses les gusta no acida, sino amarga. La hacen con naranjas amargas. Y yo esa si que no termino de apreciarla. Me quedo con las naranjas habituales!
    un abrazo.
    Macu

    ResponderEliminar

 
Copyright © Tengo un horno y sé cómo usarlo. Diseñado con por Las Cosas de Maite