08 mayo 2013

Bagels clásicos con sésamo

Bagels clasicos con sesamo_1

Puedo prometer y prometo... (los que tengáis unos años ya conocéis esta frase) que este blog no ha estado de vacaciones, aunque lo parezca.

O tal vez el blog sí, pero yo, que soy la que piensa en la receta, hace la compra, la cocina, hace las fotos, os lo cuenta, procura no zampárselo todo y trata de seguir además con su vida con algo de equilibrio, no ha estado de vacaciones, ni mucho menos.Todo lo contrario, si todo lo contrario a estar de vacaciones existe.
Me gustaría poder contaros que tengo una vida super cuqui, que todo en mi vida es delicioso, es perfecto, es fácil, es superficial y precioso, y superguay, y super molón, y que todo es fácil y rosa posa, y se hace solo, y está siempre perfecto sin esfuerzo. Pero, con todos mis defectos -que no son pocos-, si hay algo que no soy es una mentirosa. Mi vida es de lo más normal. Como mami profesional de dos niñas aún pequeñas, sin familia cerca a la que poder recurrir en urgencias varias, mi vida es de lo más normalita, y sobre todo, de lo más cansada. Y eso es justo lo que podéis ver en el blog: Trabajo, trabajo mucho y muy duro, y a veces las exigencias de mi trabajo hacen que otras partes de mi vida queden en un segundo plano. A veces, como a todas las madres, me da la impresión de que mis hijas van a crecer pensando que lo normal es que una mami esté siempre corriendo, estresada, de viaje, olvidando cosas que para ellas son fundamentales, con ojeras y pensando que ya habrá tiempo, aunque según va pasando el tiempo ya ha aprendido que luego casi nunca lo hay.
A veces, yo también me dejo arrastrar por ese mensaje que llevamos metido hasta los huesos las mujeres, y me arrastra el chantaje de llevar el peso del mundo sobre los hombros, porque ser mujer nunca ha sido fácil, tampoco ahora. Y una mirada de decepción de tus hijas por la menor tontería te hunde en la miseria (sí, ya sé que también tienen padre, ya sé que hay cosas importantes y cosas que no lo son tanto, pero cuando tienes cinco años, te puedo asegurar que cuando tu mami se olvida de comprar esa diadema que te había prometido, el llanto más desconsolado se apodera de tí y hace sentir a tu mamá como la peor persona del mundo, aunque haya estado de viaje una semana, intentando arreglar el mundo, o al menos su pequeño mundo y también un poco el tuyo).
A veces una se cansa un poco de todo.
Y otras veces, se marcha de viaje una semana, y a pesar de las prisas, de las presiones, se planta en casa de amigos apenas conocidos sin avisar, y la reciben como si la conocieran de toda la vida, y en un momento, el aire se aligera, las cosas vuelven a ser divertidas, se hacen planes, se descubren sitios, y el mundo está otra vez por conquistar,  y por disfrutar.
Y vuelves a casa y celebras estar de vuelta, y te das cuenta de que hacía tiempo que habías olvidado lo divertido que puede ser todo cuando tienes proyectos, cuando la vida no se limita a sobrevivir.  
 
Bagels clasicos con sesamo_2
Y llegamos a la receta de hoy. Como ando bastante desconectada de la blogosfera porque la vida últimamente no me da, hace unas semanas vi que todo se llenaba de recetas de bagels, a propósito de un reto o algo así. Ni me había enterado (¡!) Yo había hecho esta hace semanas porque tengo una deliciosa relación de amor y odio con estos panecillos. 
De amor porque me encantan y me parecen un desayuno-brunch perfecto desde que los tomé hace años por primera vez en los USA. Me parecieron geniales. 
De odio, porque me parecen engorrosos de hacer en casa, y por eso los hago mucho menos de lo que me gustaría. 
No son difíciles, pero si a los tiempos de levado que tienen todos los panes, les añades lo de tener que escaldarlos, y luego llevarlos al horno, no es complicado, pero sí es algo que a mí no se me ocurre hacer cada semana. Simplemente, me da mucha más pereza que otras cosas que "se hacen solas". 
Pero de vez en cuando, cuando el amor, -o simplemente el deseo de algo rico, rico-,  es más fuerte que el odio, me arranco y los hago. 
Hoy he tomado prestada esta receta de Pepacooks. Esta me gusta muchísimo más que las que había hecho otras veces, así que no sólo es la que hago hoy, sino que os la recomiendo, igual que todo el blog.


Bagels clasicos con sesamo


Bagels
Ingredientes (para unas 8 unidades)
450 g de harina
125 ml de agua
125 ml de leche
1 huevo (clara y yema separadas)
15 g de levadura fresca de panadero
8 g de sal
5 g de azúcar
30 g de mantequilla derretida
Agua para hervir los panecillos
Unas semillas de sésamo (ajonjolí)

Preparación:
Deshacer la levadura fresca en la harina. Mezclar con la sal, el azúcar, la mantequilla derretida y una clara de huevo. Añadir la leche y el agua, ligeramente templadas. Amasar hasta tener una masa ligada y lisa.
Dejar reposar la masa durante una hora. Pasado este tiempo, desgasificar ligeramente (amasar un par de veces, para quitar el exceso de aire, pero sin manipular en exceso la masa) y dividir la masa en porciones. Con estas cantidades, deberían salir unas 8 piezas de buen tamaño. Hacer una bola con cada trozo de masa, y luego hacer un agujero en el centro, para conseguir el bagel.
Precalentar el horno a 220º. Poner agua a hervir.
Dejar reposar los bagels ya formados unos 10-15 minutos. 
Cuando el agua hierva con fuerza, ir poniendo los bagels en ella y escaldar rápidamente. Basta con 10 a 20 segundos. Mejor hacer este paso de uno en uno, ya que es un escaldado rápido y no es una gran cantidad, y te permitirá controlarlo mejor.
Ponerlos sobre papel de cocina para que escurran el agua que puedan haber cogido, y una vez escaldados todos, llevar a la placa de horno con una hoja de papel de hornear o de silicona, pintar los bagels con la yema que teníamos separada, batida, y poner las semillas de sésamo por encima. 
Llevar al horno unos 25 minutos, hasta que se doren. 
Los puedes rellenar de lo que prefieras, si bien un clásico es el queso de untar con salmón ahumado (que es el que yo hice para las fotos). Congelan de maravilla -aunque muchas semillas de sésamo se despegan en el proceso- y los puedes sacar por la mañana para desayunar a toda prisa. Un golpe de microondas, o en la tostadora abiertos por la mitad, y durante la semana te alegrarás mucho de haberte molestado en hacerlos el fin de semana.

47 comentarios:

  1. Te han quedado preciosos, con salmón, jamón...qué ricos!
    Tienes mucha razón las que somos madres nos olvidamos en ocasiones, que tenemos que vivir, corremos demasiado y eso se transmite en los pequeñajos, menos mal que tenemos estos grandes momentos en la cocina para disfrutar mientras lo hacemos y cuando vemos a ellos comerlo qué lujo!

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Lo cierto es que son de lo más versátil y sales del panecillo de siempre, tienen su punto. Y sobre lo otro... pues me temo que es el signo de los tiempos. La velocidad y la prisa creo que son algo con lo que tenemos que aprender a llevarnos mejor. Un beso.

      Eliminar
  2. Hola Macu, siempre me llamó la atención la manera de hacer estos bagels, los tengo pendientes porque me llaman mucho la atención, aparte de que rellenos están de muerte. Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el proceso con el escaldado es un poco raro, pero de verdad que vale la pena probar, por lo menos una vez. Yo he hecho un par de recetas distintas, y esta te la recomiendo para probar sin duda. Sale muy, muy bien.

      Eliminar
  3. La pinta es espectacular! Aún no he hecho bagels nunca, pero hace tiempo que les tengo ganas, así que espero ponerme pronto a ello y,sin duda, esta será la receta elegida para la primera vez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es de lo más recomendable. Yo había hecho alguna otra vez y no me gustó tanto. Si te animas, prueba con ésta y ya me contarás. Salen muy, muy ricos.

      Eliminar
  4. Hola Macu, no te preocupes lo de no llegar es algo muy común en tod@s, sobre todo si se tienen niños pequeños, yo esa fase ya la pasé, y me da pena, jajajja. En cuanto a lo de la semana de vacaciones, es lo mejor que podemos hacer, yo desde hace tiempo lo hago y me viene de perlas, vacaciones de todo y de tod@s. jajja, los bagels me encantan, el reto era el mensual de BaketheWorl. Los tuyos están perfectos, bsss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, preciosa. No, si ya me voy dando cuenta que esto de la prisa es imparable. Es el ritmo que nos ha tocado, así que mejor pruebo a acostumbrarme, o lo voy a pasar fatal. Pero hay temporadas que parece que todo se pone patas arriba, y es como estar haciendo malabares y saber que antes o después se va a caer algo, porque tienes en el aire más cosas de las que puedes manejar al mismo tiempo. Un besazo grande.

      Eliminar
  5. ayy el estres... grrrr.
    los bagels geniales, me encantan. un besoteee

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Si encuentras alguna fórmula para manejarlo mejor, ya me dices.
      Besazos

      Eliminar
  6. La verdad es que me tengo que animar a hacerlos porque tienen una pinta espectacular, pero es lo que dices, un poco pesado. Seguro que al final merecen la pena!! Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo al menos una vez te animo a que los hagas. Esta receta funciona particularmente bien, así que si pruebas, te la recomiendo. Por lo menos una vez, vale? Un besito, Marta.

      Eliminar
  7. Son igual de culeros que los nuestros... Con el agujerico casi cerrado... :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que se ponen a crecer y les da igual hacia dónde. Tengo que deciros que me he reconciliado con ellos gracias a esta receta vuestra. Yo había hecho un par de veces y además de parecerme un poco rollo el proceso, el resultado no era para tirar cohetes. Pero llevaba con la idea de hacer vuestra receta desde que la publicasteis (que anda que no ha llovido!), y cuando me decido va y la red se llena de bagels...
      Así que gracias por compartirla. Ya la incorporo a las recetas de panes que hago!
      Un besazo

      Eliminar
  8. Pues si tu no llegas, no te cuento como ando yo últimamente!! me encanta la opción para usarlos en una hamburguesa con ... nunca los he hecho... ya debería ir siendo hora... si encuentro cuando!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, empiezo a pensar que lo que tengo que hacer es aceptar la realidad. Si cuando no tengo tanto lío no me encuentro! Es lo que nos ha tocado, y solo hay que intentar no volverse loca por el camino.
      Anímate a probarlos. No sé si para hamburguesa, porque aunque a los míos casi se les cerró el agujero, la idea es que quede un buen hueco en el centro y les van mejor cosas tipo queso crema, huevos revueltos... vamos que mejor el brunch que la cena. Pero todo es intentarlo, ya sabes que en cocina no hay casi nada escrito en piedra, o sea, que a ello.
      Respira hondo, y adelante.
      Un besazo

      Eliminar
  9. Pues con el hambre que tengo me comía cuatro ^_^
    Petonets

    ResponderEliminar
  10. que buenos los bagels, y lo mejor que se pueden rellenar con cualquier cosa

    ResponderEliminar
  11. La vida es así, momentos buenos, momentos malos, pequeñas cosas que nos superan, grandes cosas que superamos... una rueda que nos trae todo tipo de momentos, sentimientos y vivencias. Y cosas tan ricas como estos bagels, que no he preparado nunca en casa y no sé muy bien por qué, porque me encantan y disfruto haciendo pan casero, uno de esos misterios de la vida, pero no tardaré en ponerle remedio,.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es como todo, al menos una vez, hay que probar. A mí esta receta me ha gustado mucho, así que al menos, cuando te animes ya tienes por dónde empezar. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  12. Pues a mi me tranquiliza que haya gente con blogs super estrella como el tuyo que reconozcan que no se levantan de un brinco todos los días a las 5, con el pelo perfecto de peluquería tatareando mientras les preparan magdalenas caseras para el desayuno a sus hijas antes de irse al trabajo y tienen una casa q en cualquier momento podría ser portada de una revista de decoración y un montón de tiempo libre para dedicarse a hacer manualidades. Me siento mucho menos inútil y fracasada :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver Lucía, que este blog está lejos de las estrellas. Si es de ir pisando el suelo, de andar por casa. Con todo el cariño del mundo, pero es lo que es, está claro! Tú es que me quieres mucho!
      Pero por eso mismo me conoces, y sabes que puedo ser apañadita, y que lo mío es conseguir los mejores resultados con el esfuerzo más ajustado!
      Un besazo, preciosa.
      Y cuando quieras, los hacemos y los pruebas :-)

      Eliminar
  13. Yo también tengo un amor/odio, la primera y única vez que los hice no salieron lo bien que yo esperaba, yo seguí la receta de Peter Reinhart, y supongo que no lo interpreté bien, así que no he vuelto a probar, tendré que sacarme la espinita, porqué probar si los he probado y me encantan.
    Un beso, guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te gustan, prueba a darles otra oportunidad. No sé qué tal quedarán con otras harinas, pero fijo que se pueden adaptar, y al menos una vez, vale la pena ponerse, porque sí, están ricos, ricos.

      Eliminar
  14. Una de las mejores maneras de recuperar un día perdido es ponerte a preparar un buen pan, ya sea de molde, bagette o estos bagels espectaculares que has hecho, que untados con un poco de queso crema no solo te entetienen mientras los haces sino que son una gran forma de disfrutar el resultado y llenar la cueva con algo rico, sano y preparado en casa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí! De todos modos, yo el tema de los panes y las masas fermentadas lo dejo para el finde. He aprendido que, en general, una noche en el frigo hace las veces del primer levado y así me voy arreglando. Pero sí, lo del amasado enérgico ayuda a liberar mucho estrés!!!
      Un beso.

      Eliminar
  15. Buenísimos! Sí que son un pelín complicados de hacer y hay que estar bien pendientes de ellos, pero viendo lo fantásticos que te han quedado creo que merece la pena la dedicación que necesitan porque te quedaron absolutamente fabulosos. Me han encantado.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rosa. Yo creo que el agujero casi se cierra en todos, pero a efectos de sabor no afecta para nada. La próxima vez les pongo algo en el centro para que no se cierren tanto y queden como los originales.
      Al final, no dan tanto trabajo, pero no sé por qué soy un poco perezosa para esta receta. Un besazo grande, grande.

      Eliminar
  16. Mira! no los he hecho y esto no puede ser, me gustan mucho estos tuyos, tengo que animarme para un fin de semana para variar de las hamburguesas y sus panes. Me la llevo! Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me lo creo, Silvia!!! Pues anímate, que vale la pena. Ya verás que tienen un toque distinto por el escaldado antes de ir al horno, pero es lo que los hace diferentes. Te gustarán mucho, ya verás.

      Eliminar
  17. Hola preciosa,
    Ahora lo entiendooooooo no quedan¡¡¡
    Pues me vas tener que avisar para saltarme la dieta ya que a esta receta le tengo muchas ganas y tambien me daba mucha pereza¡
    Un beso grande, Teresa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué va! Si hace un montón que los hice y no había tenido tiempo de colgar la receta. Tú no te preocupes, que en cuanto pase el huracán, los hago de nuevo y acompañamos ese gin tonic que tenemos pendiente, para saltarnos la dieta del todo.
      Un besazo.

      Eliminar
  18. Te entiendo perfectamente, mis hijos están poco más grandes, pero tampoco tanto para que lo que les preocupe sea algo realmente serio, pero para ellos lo es, no sé, que si el guante de arquero se rompió o que si el marcador rosado se acabó, pues puede ser una verdadera tragedia en casa. Y una trabajando como loca y queriendo un respiro...!!!
    Amo los bagels y los amo desde aquella vez que en NY lo comí con queso crema, pero sólo una vez lo hice en casa y me salieron fatales :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasó igual. Los comí allá y me gustaron mucho, pero las veces que los había hecho en casa no me terminaron de gustar. Esta receta creo que funciona muy bien, así que si te animas, pruébala.
      Y sobre lo demás... me temo que hemos de aprender a vivir con este ritmo. No hay mucho más que podamos hacer! Un beso grande.

      Eliminar
  19. Sin hijos por ahora, pero al igual te entiendo!
    Es demasiado peso, y es estirar las horas de manera insospechable. Tal y como dices ser mujer no fue fácil, y no me considero feminista. Pero si que es cierto que a veces por no decir siempre llevamos demasiado en nuestros hombros.
    Tu receta nunca se ha hecho en casa, mejor dicho , nunca la he hecho en casa jajajaja
    Tendré que apuntarme como muchas otras, el tiempo no da más!
    Besos guapa

    ResponderEliminar
  20. Pues como mujer, trabajadora, bloguera, cocinillas y madre estresada, gritona, impuntual, exigente e inconformista, te diré que ¡no sabes cómo te entiendo! Y cómo me gusta saber que haya gente igual que yo ahí fuera. Nos ponemos mucha presión encima, pero ¿qué haríamos si no? Me gusta mucho tu blog y los bagels te han quedado genial, ¡enhorabuena y mucho ánimo!

    ResponderEliminar
  21. MUACKKK!
    Tenía la convicción de que no soy la única, pero qué comprendida me siento, preciosa.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  22. Gracias por compartir ese poquito de tí con todos nosotros.... esa también es una buena receta para publicar. Si, no todo es de color de rosa. Cada casa es un mundo, y compartir esos pequeños pensamientos es una buena terapia para ti y para muchos otros. Cuanta gente se habrá sentido identificaa con tus palabras.
    Eres una persona muy valiente. te felicito.
    También te felicito, no faltaba más, por estos deliciosos bagels, que se ven super esponjosos y tiernecitos.
    Un beso, guapetona.

    ResponderEliminar
  23. Adoro los bagels, me encanta tener recetas congeladas, me guardo la tuya también.
    Besos.

    ResponderEliminar
  24. Yo de momento solo tengo relación de amor con los bagels, porque nunca me he atrevido a hacerlos ;)
    Pero me gustan tanto tanto tanto que intentaré hacerlos siguiendo tu receta (y la de Pepacooks, claro!) este mismo fin de semana ;-)

    ResponderEliminar
  25. Si, yo si tengo una relación amorodio, es un poco rollo cocerlos, pero tienen un sabor y un brillo inconfundibles, te han salido chulo somos , un beso, y cuídate, cuando una necesita parar hay que parar, respirar hondo y a seguir, pero con tiento. Lo dicho, un besazo

    ResponderEliminar
  26. Pues claro que sí, que no somos máquinas! somos de carne y hueso y a veces queremos abarcar más de lo que podemos.. Sin niños a veces me falta tiempo para todo no quiero ni pensar cuando los tenga :)
    Nunca he probado los bagels pero por lo que cuentas tienen que estar deliciosos, tomo nota..
    Un beso y buen finde ;)

    ResponderEliminar
  27. Demasiado estiras el tiempo, y encima cuando tienes un poquitín de tiempo para cocinar, sacar fotos y editar vas y preparas una receta que necesita su tiempo, que tu dices que es fácil pero no te quites mérito y encima van y te quedan estupendos :) Algunas hemos decidido tener tiempo libre (vamos a decir que lo hemos decidido jeje) pero entonces tenemos que hacer malabares para acabar el mes, vamos que perfecto no hay nada Macu, unos días son mejores y otros regulates, que te voy a contar, cosas de ser mamis y adultos y esas cosas :S
    Un abrazo grande, grande mi niña ♥

    ResponderEliminar
  28. A tomar por saco el mundo, hombre ya :) Cuando estés en esas, respira hondo y recuerda tu época en Cardamomoland, el aire fresco y el silencio. El aburrimiento :P Seguro que esa visión durante un par de minutos te relaja sobremanera...

    Me gustan los bagels, pero me pasa como a ti, mucho curro así de buenas a primeras. Yo estoy empezando a darle a mi tiempo la importancia que él se merece, así que algún día los haré, pero antes tengo en mi lista de recetas que necesitan trabajo la marlenka. Y no va a ser hoy. Ni mañana.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  29. Los bagels son una d emis pasiones, yo los hago muchas veces en casa, y me gusta tanto comerlos como hacerlos ;) te han quedado monísimos!!!! besotes

    ResponderEliminar