Barritas heladas de Oreo


A mí las Oreos me gustan, pero a mis hijas les vuelven locas. Al menos, a temporadas. En esto, como ya nos vamos conociendo desde hace un tiempo, hago como con los regalos de Navidad: después de la explosión inicial, las quito de su vista y dejo de comprar una temporada, y cuando tiempo después aparece un nuevo paquete por casa, las reciben con unas ganas irreprimibles.

Total, que ahora hacía un tiempo que no había Oreos en casa y cuando les mostré la foto de estas barritas heladas las dos me hicieron ojitos y no me pude resistir. Así que aquí está el resultado, solo apto para auténticas fans de las Oreos, pero perfecto para golosas en verano.

Esta es una de esas cosas que ves de pasada en Instagram y pasa de la lista de cosas que quieres hacer a las cosas que necesitas en tu vida inmediatamente, nivel voy-a- comprar-Oreos-ahora-mismo- porque-esto-tengo-que-probarlo-ya.

Me he retrasado solo en publicarlo, porque hacerlo, confieso que lo hice nada más verlo en la cuenta de IG de @singele.cocina.

Un par de notas antes de empezar: Ten en cuenta que, como todos los postres helados, necesitarás tiempo de congelador para tenerlo listo, así que lee la receta entera y mejor prepáralo de un día para otro cuando lo quieras usar. El tiempo activo de preparación es mínimo, pero el tiempo de congelación será lo que alargue la espera.

¡Que lo disfrutes!



Barritas heladas de Oreo

Ingredientes
Para la base:
2 paquetes de galletas Oreo
100 gramos de mantequilla derretida

Para el relleno:
350 gramos de queso crema (yo use Philadelphia)
350 gramos de nata
2 cdtas de esencia de vainilla
100 gramos de azúcar

OPCIONAL
1 paquete de galletas Oreo (mitad para el relleno, mitad para decorar)


Preparación

Tritura 2 paquetes de galletas y mézclalas con la mantequilla derretida. Puedes hacerlo en el robot de cocina. O, si como yo no quieres tener que lavarlo entre este paso y el siguiente, o no tienes, o no te apetece usarlo, machaca a mano las galletas hasta dejarlas reducidas a migas pequeñas y de similar tamaño, evitando que queden trozos grandes. (Si has tenido un mal día, usar un rodillo de cocina y liarte a golpes con las galletas, será, además terapéutico. Lo de tomarte un copazo para olvidar lo dejo a tu elección.) Pon papel de horno en un molde cuadrado de 18x18 cm (luego te resultara más sencillo desmoldar). Aplasta bien hasta dejar una superficie lisa y uniforme que será la base de las barritas. Lleva al congelador al menos 10 minutos.

Para el relleno, bate el queso crema con la vainilla en el robot de cocina. Añade la nata y el azúcar y continúa batiendo hasta que espese. Te quedará una crema gruesa y manejable. Yo en este punto le añadí otro medio paquete de galletas troceadas y batí un poco más. Puedes dejar la crema sin ellas si lo prefieres. Pon la mezcla sobre la base que has preparado antes y decora con el resto de las galletas troceadas, si quieres. Lleva al congelador al menos 3 horas. Corta en barritas y sirve.

Comparte o imprime:

Publicar un comentario

 
Copyright © Tengo un horno y sé cómo usarlo. Diseñado con por Las Cosas de Maite