14 julio 2017

Pizza de calabacín y limón





En el tiempo que llevo viviendo en Irlanda del Norte, es la primera vez que me quedo aquí para, como ellos llaman, el "twelfth", o el sarao salvaje que montan aquí el 12 de Julio. Para los que no estais demasiado familiarizados con los detalles de esta bendita isla, se trata de una excusa para que una parte de la comunidad le toque las narices a la otra parte. Y como descerebrados los hay en todas partes, y normalmente unos son los que sujetan el arbol y otros los que atizan las ramas, pues se suelen montar unas batallas campales dignas de otros tiempos, con hogueras de metros de altura y disturbios varios amparados en excepciones culturales algo mas que discutibles. Pero que sabre yo, a fin de cuentas.
En fin, que hoy el jefe supremo en un acto de generosidad de los que se le conocen pocos, va y nos dice que podemos salir a las 4 por aquello de no encontrarnos con lio al volver a casa, y eso me ha hecho recordar todo el sinsentido del proximo par de dias. 
Hace mucho que no contaba gran cosa en el blog. 
Hay unas cuantas novedades recientes. La principal, que nos hemos mudado y ahora estamos en una casa que desde que cruzamos por la puerta empezamos a sentir como un autentico hogar. Y eso es algo que me gusta, que me gusta mucho. La casa no necesita mucho arreglo, pero la mudanza es aun reciente y todavia vivo rodeada de cajas. 
Ademas del hecho de que estoy muy contenta con la casa en si, hay dos cosas que me gustan especialmente. La primera es que por primera vez voy a tener un estudio. Una habitacion entera para mi y mi blog, y mis fotos, y mis props, y mi vajilla, y demas. Esta al lado de la cocina, es pequenita, y aun tengo que ver como trabajar con la luz que tengo, y demas. Hay mucho mas, pero solo por esto ya mereceria la pena todo el tiempo que nos ha costado encontrar esta casa. El otro detalle es que he encontrado este horno en la casa. Y aunque hace anos que no cocinaba con gas, y al principio pense en cambiarlo, me esta gustando mucho, mucho, mucho. Pero mucho, mucho. Vamos, que me gusta, por si no habia quedado claro.

Por el momento no he tenido tiempo de casi nada. La mudanza fue algo accidentada, porque como casi siempre, todo pasa al mismo tiempo, y tuvimos un pequeno contratiempo que dejo a mi marido fuera de juego unos dias, justo los mismos dias que teniamos a los operarios desmontando muebles en una casa y moviendolos a la otra. Afortunadamente, nada serio, pero por mas que intentes planificar las cosas, al final hay que seguir adelante con lo que hay. Yo  habia reservado un par de dias libres para mudarnos, pero incluso con eso, todavia seguimos con algunas cajas y cierta provisionalidad en algunas de las cosas, con esa sensacion de poner algo en un sitio a la espera de ver si es la mejor opcion, porque yo necesito vivir un poco la casa para ver si realmente las cosas estan donde tienen que estar.
De todos modos, sin ser una pro en esto de las mudanzas (tengo amigas que han vivido bastante mas que yo), tampoco me pilla de nuevas, y aunque sea darme palmaditas en la espalda yo misma (total, quien me las va a dar si no?) debo decir que esta vez he hecho un muy buen trabajo. Como en todo, en esto tambien la experiencia es un grado. Y yo os aseguro que ya voy teniendo algo de experiencia en esto. 

Bueno, el trabajo sigue a toda pastilla, requiriendo mucho mas de mi de lo que me gustaria y de lo que querria darle, he estado mucho tiempo sin poder hacer gran cosa, ni en la cocina ni en el blog, pero tenia esta receta que -aunque las fotos son bastante tristes- vale la pena probar, de verdad. 

Habia visto esta receta en el blog Kitchen Konfidence hace algo asi como un ano, y aunque las fotos que la acompanan me encantaron, confieso que yo tambien levante la ceja izquierda (que es la unica que yo puedo levantar cuando algo no me convence, a diferencia de mis dos mini-yos, que pueden mover indistintamente una u otra y no se como lo hacen las tias); pensando algo asi como: si, si, muy bonito, pero esto no puede estar bueno. 
Y como tengo la cabeza dura (una que yo conozco diria que como un baul, pero no vamos a entrar en detalles, verdad, mami?), pues tenia que probarla en algun momento. 
Si llega el caso, repetire fotos, pero no queria dejar de compartir esta receta, porque de verdad que vale mucho, muchismo la pena y es perfecta y sorprendente si quieres una pizza algo diferente, vegetariana, o simplemente, comer algo rico. 

Una penita de fotos, como dije, pero esta pizza merece estar en el recetario, porque la voy a repetir seguro y no quiero tener que andar buscando esa receta que salio tan rica y que con las mudanzas, las prisas y todo lo demas, no se donde esta. Ahora si, ya esta en el blog. Y repetire. Fijo.







Ingredientes


    1 calabacín

    3 dientes de ajo, 1 rallado o picado, 2 en rodajas finas
    Sal

    Aceite de oliva
    1 bola de masa de pizza  (Yo hago la masa de pizza casera, porque no me da ninguna pereza, asi controlo lo que pongo y nos encanta, pero puedes usar masa comercial si prefieres (cocinillas descarriada!)
    Queso mozzarella
    1/2 limón pequeño, partido por la mitad a la mitad, cortado en rodajas finas
    Queso de cabra, desmenuzado
    1 y 1/2 cucharadas de cebollino picado
Preparacion

Corta el calabacín por la mitad longitudinalmente, y luego, cada mitad en lonchas finas, haciendo medias lunas. En un bol, mezcla el calabacín con 1 diente de ajo rallado y 3/4 cucharadita de sal. Pon el calabacín en un colador y deja escurrir una media hora, removiendo de vez en cuando.  Seca el calabacín entre papel de cocina para quitar el exceso de humedad, y reserva el calabacín seco.

Precalienta el horno a 220 y pon una rejilla en la posición más baja posible. Cubre ligeramente la placa de la pizza con un poco de aceite, estira la masa de la pizza, anade un poco de aceite de oliva, espolvorea ligeramente con sal, anade la mozzarela, los 2 dientes de ajo en laminas finas, el calabacín, el limón y el queso de cabra. Rocia de nuevo con un poco de aceite de oliva.
 

Pon la pizza en la rejilla mas baja del horno precalentado y cocina hasta que la corteza este dorada y el queso se derrita y burbujee, unos 9 a 11 minutos. Sirve con el cebollino espolvoreado.

SHARE:

1 comentario

  1. Me alegro que estes tan contenta con tu casa nueva, que la disfrutes mucho, bueno espero no halla sido nada grave lo de tu marido y todo ya este bien.
    Tengo que probar esta pizza como ya sabes las pizzas me encantan y tengo muchísimas en el blog, yo soy como tu no tengo pereza para hacer la masa, hace años me niego a comprarlas.
    Lo dicho me llevo tu receta y la probaré muy pronto.
    Un beso

    ResponderEliminar

Blogger Template Created by pipdig