29 enero 2017

Nidos de merengue con fruta de la pasion




La fruta de la pasión es una de esas frutas tropicales que solo he empezado a comer en los últimos años. Igual tiene algo que ver con lo que les gusta en este país, porque aquí es bastante más popular que en España. Por una razón o por otra, no la había tomado antes. Pero con ella me pasa como con las frambuesas o las frutas del bosque. Me encanta su sabor ácido y ligeramente áspero. Y funciona particularmente bien con postres tan dulces como el merengue que básicamente no es más que un montón de azúcar sujeto por una red de clara de huevo atrapada por el aire de un buen batido.
 Si te resulta demasiado ácida, siempre puedes poner un poco de nata montada, o dejar macerar la fruta con un poco de azúcar antes de servirla. 



Nidos de merengue con fruta de la pasión
Ingredientes
150 gramos de clara de huevo (aproximadamente 4 claras, yo las usé deshidratadas)
250 gramos de azúcar glas
15 gramos (1 cucharada sopera) de harina de maíz (Maizena)
1 pizca de sal

Fruta de la pasión
Preparación 
Precalentar el horno a 175 ºC. Tamizar el azúcar glas con la maizena. Añadir una pizca de sal a las claras, y levantar las claras a punto de nieve fuerte, añadiendo el azúcar a cucharadas, esperando a que una esté incorporada para añadir la siguiente. Seguir batiendo con la batidora de varillas  hasta que el merengue esté duro y brillante, unos 7-8 minutos. Extender el merengue con una manga pastelera, formando círculos y rellenando la base, sobre papel de hornear. Pasar de nuevo y formar los bordes. Una vez preparados los nidos, ponerlos en el horno y bajar la temperatura a 125º durante 30 minutos. Después, bajar a 100º y dejar una hora más. Apagar el horno, y sin abrir la puerta, dejar enfriar completamente el merengue dentro del horno. 
Poner en un bol las claras con  la pizca de sal. Bate a velocidad media con la batidora de varillas o el accesorio de montar claras del robot de cocina. Ir añadiendo el azúcar poco a poco mientras sigues batiendo a velocidad media. Cuando empiecen a formarse picos en las claras, dejar de batir y tamiza el azúcar glas por encima, y bate para incorporarlo. Marca círculos del tamaño de un vaso en una hoja de papel de horno. Hacer círculos de merengue con una manga pastelera. Añadir los bordes.
Una vez frio, rellenar con fruta de la pasión. En realidad se puede rellenar con lo que quieras: nata montada y cualquier otra fruta acida funcionan particularmente bien (frambuesas, fresas, kiwi)
SHARE:

3 comentarios

  1. Buenas! Menuda pinta tiene... Yo tengo un problema cuando hago merengue. Las claras me suben. Se quedan duras ( no se caen al volcar el bol)pero las meto en el horno y desastre! A 100○ empiezan a caerse y ponerse marrones. Como lo oyes. Un rato después sale una torta marrón d ulzona. Directamente a la basura claro....Y eso que las tengo poco rato no más de 35 minutos y hay recetas que incluso hablan de varias horas. Exceso de calor? Gracias!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, M Carmen. Me temo que mucho no te puedo ayudar. Por lo que cuentas, parece que el termostato de tu horno no funciona bien. Yo te recomendaria probar con un termometro para horno y comprobar si la temperatura interior es la que marca tu horno. Son muy utiles y muy baratos. Mucha suerte!
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  3. Tengo que confesarlo, no conocía receta que llevara esta exótica y tan deliciosa fruta, he quedado boquiabierto con tan exquisita creatividad para llevarlo a un postre clásico que es el merengue, excelente aportación, lo prepararé para estos días de calor! Un cordial saludo desde México!

    ResponderEliminar

Blogger Template Created by pipdig