20 mayo 2014

Tartaletas de champiñón y sepia ¦ Mushrooms and cuttlefish tartlets





See English below


Y ya se ha pasado otra semana, otra vez. Ya sé que puedo hacerme muy pelma con lo de que no tengo tiempo para nada, que se me pasan los días, las semanas, sin apenas darme cuenta, y así una y otra vez. A veces hasta yo misma me agoto de escucharme. Pero es que no me da la vida para casi nada. Si de normal trabajar con niñas pequeñas y mantener el blog era ya de por sí un equilibrio, digamos, "complicado", desde que cambiamos de país, las cosas se han acelerado de una manera espectacular.
Los que seguís el blog habitualmente sabéis que desde el verano pasado estoy viviendo el Belfast. O sea, que a todo lo anterior añadidle un cambio de país, un nuevo trabajo, nuevo cole para tus hijas, nueva casa, nuevos vecinos, nueva vida... y a ver qué os sale.
Yo intento llevarlo, pero cada vez me cuesta más publicar con cierta regularidad en el blog, no digamos ya seguir o comentar los blogs que me gustaban. Hago lo que puedo y ahora mismo no es gran cosa.
Pero no creáis que he dejado de cocinar o de sentirme blogger. Esta semana pasada he hecho cuatro veces
Mi hija mayor cumplió 10 añitos, y es su tarta favorita, así que hemos celebrado todo lo que se puede celebrar.
Las primeras semanas aquí pensé que iba a tener tiempo para todo. Se termina de trabajar muy pronto (eso pensaba entonces, ahora el horario español me parece una locura), y se cena pronto, así que se podría decir que "ganas tiempo al día". Pero no nos engañemos, desde que estamos aquí los días se me quedan en nada, llego cansadísima a la hora de la cena, y además, como ésta es la comida importante del día, intento hacerla equilibrada y sin atajos, así que las cosas se complican tanto que para cuando me siento en el sofá a duras penas me da para tener los ojos abiertos. Un desastre, vamos.
Lo bueno, lo buenísimo, es que ahora estoy durmiendo mis horas y me encuentro mejor. Los horarios imposibles de España, cenando a las diez, y yéndote a la cama a media noche los aguantas hasta que te das cuenta de que estás mucho mejor cuando duermes y que no es ciencia ficción lo de dormir al menos ocho horitas; que se puede hacer, y que tu cuerpo te lo agradece en el alma (y en el cuerpo, obviamente!)
Total, que cada semana intento sentarme con el portátil un rato después de la cena, y cada semana apenas lo consigo.
Pero sigo cocinando. No tanto, no con tanta intención, no con la misma fuerza, porque en este momento las cosas van por otro camino. Pero aún así me sigue apeteciendo hacer cosas nuevas y distintas, como estas minitartaletas que son un entrante perfecto.
Hace ya tiempo que uso mucho las hojas de pasta filo, porque son una buena alternativa a las masas hojaldradas. Claro que no es lo mismo, pero funcionan también bastante bien y son de lo más versátil. Haz estas tartaletas en un molde de magdalenas y tendrán un buen tamaño, o de mini magdalenas si las prefieres solo de un bocado como canapés. A mí esta combinación me ha gustado especialmente, pero realmente les puedes poner cualquier relleno que te apetezca. Sencillo, rápido y muy, muy apetecible.  Espero que las disfrutéis. 


Tartaletas de champiñón y sepia

150 gramos de champiñones
150 gramos de sepia
1 diente de ajo
1 chile fresco
Aceite de girasol para pintar la pasta
6 -8 hojas de pasta filo
2 cucharadas soperas de aceite de oliva
Sal
Pimienta
Unas hojas de perejil fresco

Precalienta el horno a 190º. Corta las láminas de pasta filo en cuadrados algo más grandes que el molde que vayas a usar. (Como el tamaño y la forma cambia de marca a marca, no puedo darte indicaciones más precisas. En mi caso, las corté por la mitad más o menos). Pinta ligeramente con aceite de girasol el molde, pon una hoja de la pasta. Pinta de nuevo y pon otra capa encima, dejando que los ángulos sobresalgan alternativamente en cada capa. Repite hasta tener 6 capas en cada tartaleta. Lleva al horno unos 12 a 15 minutos.
En una sartén, saltea en 2 cucharadas de aceite de oliva 1 cucharadita de chile fresco picado, con un ajo picado. Añade los champiñones y la sepia, y saltea a fuego vivo unos minutos, hasta que estén en su punto. Salpimenta ligeramente, reparte entre las tartaletas y sirve inmediatamente, acompañado de un poco de perejil fresco.




Yet another week has gone already. I know that I can sound really tiring, as I am all the time complaining about not having enough time, feeling that days and even weeks go by, barely noticed, once and again . Sometimes I even feel tired of myself . But the truth is can hardly keep up with the flow. If it used to be “complicated” just to keep the blog going with a full time job and my family, back in Spain, since we moved to Northern Ireland, things have just accelerated at an incredible pace.
I am living in Belfast since last summer, so, to all the previous you can add a change of country, a brand new job in a new environment, a new school for the girls, a new house, a new neighborhood:  a new life, basically. That is exactly where I am now.
I try to handle everything, but it is getting tougher to post regularly, let alone follow or comment on the blogs that I like. I do what I can and, to be honest, right now I can do very little.
But I have not stopped cooking or feeling a blogger (at heart). Last week I've prepared four times this Majorcan almond cake (gató mallorquín).
My eldest daughter turned 10, and this is her favorite cake, (for those of you who do not know it, it is like an absolutely delicious almond flour soufflé) so we celebrated as many times as we could during the week.
During my first few weeks here I thought I was going to have time for everything. You finish working sooner (I thought so then, as now the Spanish schedule seems just crazy) and you have your dinner earlier, so I had this feeling that I was having a bit more of time. But since we are here days are getting shorter and shorter. I get really tired at dinner time, and as this is the main meal of the day (in Spain we usually have a larger lunch and a light supper), I try to make it balanced and from scratch. So, things get so busy that by the time I reach the sofa I can hardly have my eyes open for a while. Madness!
The good, the really good thing is that I'm having now a good night sleep and I feel much better. You manage the impossible Spanish schedules -dinning at ten, going to bed at midnight- as you have to, but once here, you realize that you feel so much better when you have enough sleep. You realize that you actually can have at least 8 hours sleep and your body thanks you for that.
So, every week I try to blog for a while with the laptop after dinner, and every week I just can hardly open it.
But still, I'm cooking. Not as much as I used to, not so purposely for the blog (the planning, the effort), as at the moment things are what they are. But I still crave cooking new and different things, as these tartlets, which just make a perfect entree.
I have been fond of filo pastry sheets for a while now, as they are a great alternative to puff pastry. Sure it's not the same, (as puff pastry gets its texture thanks to all the butter you put into the dough layers) but they work quite well and are the most versatile. Make these into a muffin’s mold and they will have a nice size, or use a mini muffin one if you prefer them to be a one bite canapés. I particularly liked this combination, but you can fill them with virtually anything you fancy. Simple, quick and very, very appealing. I hope you enjoy them.


Mushrooms and cutlefish tartlets 

150 grams of mushrooms
150 grams of cutlefish
1 clove of garlic
1 fresh chili
Vegetable oil
6 -8 Filo pastry sheets
2 tablespoons of Extra virgin olive oil
Salt
Pepper
Fresh parsley for garnishing



Preheat oven to 190 º. Cut the sheets of filo pastry into squares, slightly larger than the mold you will be using. (As the size and shape of filo pastry changes from brand to brand, I am afraid I cannot give you more precise instructions here. Paint the mold with some drops of vegetable oil, put a sheet in the mold, then paint lightly again with oil. Put another layer on top, leaving the corners protrude alternately in each layer. Repeat until you have 6 layers in each tartlet. Put in the oven for about 12-15 minutes.
In a skillet, sauté 1 teaspoon chopped fresh chili, with a finely chopped garlic clove in a couple of spoons of good olive oil. Add the mushrooms and cuttlefish, and sauté over high heat a few minutes, until cooked. Season slightly, divide the mixture between the tartlets and serve immediately with some fresh parsley.
SHARE:

7 comentarios

  1. Reina mía, te entiendo perfectamente!! Yo no me he mudado de país, pero sí de casa, con una hija en la universidad, con no sé cuantos perros que entraban y salían de casa, porque de pronto mi casa se convirtió en casa de acogida, ni te cuento, como para poder publicar y comentar en los blogs amigos!! Poco a poco todo vuelve a la normalidad, es cuestión de tiempo, así que no te mortifiques, primero es lo primero!!
    Me llevo tus tartaletas, tienen todo lo que me gusta y el resultado no puede ser mejor!! Adoro la masa filo y con esta presentación quedan de lujo!!
    Besotes y ánimo!!!

    ResponderEliminar
  2. Seguro que poco a poco le vas pillando el punto y de aquí en nada el tiempo te cunde doble. Con el aumento de horas de luz y el irse adaptando poco a poco irá siendo otra cosa.
    Me quedo mientras con tu receta, que se ve riquísima. Y además es que este tipo de platos me encantan.
    Besos.
    Marhya (enmilbatallas.com)

    ResponderEliminar
  3. Qué buena pinta, son una cena estupenda. Si que tenemos unos horarios un poco locos aquí, sí...

    ResponderEliminar
  4. Te entiendo perfectamente, yo no me he mudado tampoco de país, pero el trabajo en la oficina, la casa, los hijos y dos nietos... los días se van volando, a las 11 de la noche ya no puedo con mi alma, y el despertador suena a las 7, y vuelta a empezar.. y así estoy con una contractura paravertebral desde hace 3 semanas y con un dolor insoportable.. causa: estres...
    Así que guapa, tomate la vida con calma y poco a poco todo se irá encauzando, publica y comenta cuando puedas.
    me llevo estas tartaletas que tienen pinta de estar de vicio.
    Un beso
    http://desdelacuinadelhort.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  5. Me acuerdo haber estado en España hace ya varios años y me llamó la atención lo tarde que hacen las cosas, cenan bastante tarde y al final uno va a dormir más tarde aún. Claro que cuando anda de visita eso resulta genial, pero en el día a día debe ser desgastante...aunque supongo que uno termina acostumbrándose, verdad?

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que creo que el no tener tiempo al cabo del día le sucede a casi todo el mundo, los días deberían ser más largos! En cuanto a los horarios españoles, yo es que no los cumplo como tal, me suelo acostar pronto, madrugo bastante, pero no nos engañemos, al final las horas son las mismas aunque te levantes antes o después (porque te acuestas acorde a la hora que te levantas). El caso es que ni aún organizando te bien consigues hacer todo lo que uno quiere. Supongo que será cuestión de acostumbrarse.
    En cuanto a la receta me encanta, sobre todo la mezcla de champiñones y sepia, curiosa pero seguro que deliciosa!
    Un beso y hasta pronto!

    ResponderEliminar
  7. A mi también se me hace muy complicado publicar con la frecuencia que me gustaría... pero aquí seguimos, dando lo mejor de nuestras cocinas cuando podemos ;). Un cambio de vida como el que has tenido, lleva su tiempo para adaptarse y como todo, tiene sus cosas buenas y no tan buenas.
    ¡Qué ricas tartaletas y qué vistosas!. Besos.

    ResponderEliminar

Blogger Template Created by pipdig