12 marzo 2014

Ensalada con halloumi a la parrilla




 Vuelvo más tarde que de costumbre, porque el trabajo me ha tenido ocupada, más ocupada de lo habitual, o simplemente, igual de ocupada pero en Atenas, que desde donde estoy ahora está más bien a desmano y me ha supuesto cuatro días lejos de casa.

Esa chica que fui en otra vida, antes de tener hijas, veía los viajes de trabajo, particularmente si eran lejos y en sitios interesantes, como algo apetecible que te sacaba de la rutina, y ya que hay que trabajar, si de vez en cuando surgían viajes interesantes, no dejaba de ser un aliciente. Debo confesar, en honor a la verdad que no es solo que la logística familiar se te complique un pelín con las niñas y con tu marido diciéndote que espera regresar sin problemas de su propio viaje de trabajo el día anterior. Mi falta de interés por los viajes de trabajo creo que empezó algo antes, cuando después de los primeros viajecitos empecé a pensar que tirarme un montón de horas en una sala de reuniones en cualquier lugar de Europa, sin ver más que aeropuertos y el recorrido que hacía con el taxi en cada ciudad tenía bastante poca gracia. Y creo que terminó de mejorar cuando cada vez sabía con menos tiempo que tenía que viajar, y me tocaba preparar todo de un día para otro. Ahora no viajo en exceso, eso es verdad, pero sigue sin ser lo más divertido, aunque pueda sonar a queja de pobre niña rica.


Así que todo este preámbulo me lleva a un montón de días fuera de casa, a una semana con el paso cambiado, dejando las cosas preparadas para que mi falta no trastoque demasiado la vida de los que me rodean, e intentando recuperarme a la vuelta.
Y me deja con el recuerdo de una maravillosa comida como la griega, que he podido disfrutar, igual que un sol que se echa de menos desde las islas británicas, y una temperatura que no ha dejado de recordarme los suaves inviernos de Mallorca.

A la vuelta era inevitable pensar en hacer algo como esto. Sí, ya sé que el halloumi es chipriota y no griego, pero qué queréis que os diga, verlo a mi vuelta y desear hacer esto fue todo uno.

El halloumi clásico funde a temperaturas muy altas. Por eso es particularmente bueno para hacer a la parrilla. Para mí esta ensalada es perfecta. No solo me ha transportado directamente al Mediterráneo, es que además, es una casi una comida en sí misma, perfecta para esta primavera que está ya en puertas.
¿Te apetece prepararla a tí también?

 
Ensalada con halloumi a la parrilla 
Ingredientes (para 2 personas)

1/2 Lechuga
2 Tomates
1 Zanahoria
1 manzana
Halloumi (4 lochas gruesas)
Unos granos de pimienta rosa
Unos granos de comino
Aceite de oliva virgen extra
Zumo de medio limón
Sal

Preparación
Lavar, pelar y cortar las hortalizas y la fruta y repartirlas en los platos de servir. Asar el halloumi en la parrilla bien caliente con una cucharadita de aceite y tostarlo por los dos lados. Aliñar la ensalada con aceite, zumo de limón, y salpimentar. Servir encima el halloumi, espolvear con pimienta rosa y comino en grano.



Y sí, esta vez también me dio tiempo a hacer un poco de turismo.....





5 comentarios:

  1. ¡Jo, que pintaza!!! Vaya ganas que dan de meterla mano...
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. que bonito tiene que ser grecia, la ensalada se ve estupenda, no sabia que era el halloumi, aunque suena divertido

    ResponderEliminar
  3. uma salada linda e com ingredientes que adoro, muito bom aspecto.

    beijinhos

    ResponderEliminar
  4. Que buena esta ensalada y con ese queso...uhmm que delicia
    Bss

    ResponderEliminar
  5. Me encanta como ha quedado la ensalada y sobre todo el halloumi con la marcas de la brasa, delicioso!
    Y por lo menos el viaje te ha servido para comer comida griega!! no hay mal que por bien no venga, jaja. Un beso!

    ResponderEliminar