25 septiembre 2013

Clafoutis de ciruelas

Clafoutis de ciruelas

Las primeras semanas que estuvimos aquí no teníamos todavía coche. (AVISO PARA NAVEGANTES CONDUCTORES EN LOS ALREDEDORES BELFAST : SOY LA DEL COCHE ROJO Y ANDO SUELTA, ESTAIS AVISADOS!!!!) Nuestra nueva casa está genial, es perfecta, pero es eso, una casa en un país en el que a la gente, por motivos que se me escapan todavía (supongo que algún día lo entenderé, dadme tiempo) no le gusta tener nada alrededor. Y nada quiere decir nada: ni una tienda, ni una farmacia, ni nada de nada. Y no me malinterpretéis, no vivo en la campiña ni cosa parecida. De hecho, para los estándares locales, podría decir que vivimos en una zona muy céntrica de la ciudad.

Clafoutis de ciruelas


Todo este preámbulo viene a que las primeras semanas la única forma de hacer una compra para toda la familia, sin coche y sin morir en el intento, era hacerla online. Y no me malinterpretéis otra vez: con todo lo que me gustan las nuevas tecnologías, y todo lo cómodo que me resulta, no os podéis imaginar lo que es tener mono de ir a hacer la compra.
No, no me refiero a una de esas compras en las que tienes que cargar agua y leche para toda la familia, a hacer una compra de "subsistencia". Me refiero a poder perder un rato mirando en los pasillos y curioseando entre miles de productos desconocidos, entre cientos de frutas y verduras de cualquier parte del mundo, entre especias, harinas, geles y azúcares en formatos nuevos y diferentes. Me refiero a ver algo y decidir en el momento qué hacer, qué preparar, con qué combinarlo, a disfrutar anticipando un nuevo plato en el que piensas al hacer la compra. 


Clafoutis de ciruelas


 Pues sí, he tenido mono de todo esto. Durante un tiempo solo he podido hacer la compra online, y ha sido un auténtico rollo, por decirlo suavemente. Pero de nuevo toda esta introducción larga, larguísima viene a propósito del postre de hoy. Este postre no creo que lo hubiera hecho si no hubiera tenido una cantidad indecente de ciruelas a las que dar salida.
 
¿Y qué tienen que ver las ciruelas con todo esto? Bueno, cuando haces la compra online y los plátanos se compran por unidades y estás medio dormida y después de comprar 6 plátanos decides que estaría bien comprar 8 ciruelas, la cosa no tiene nada de especial.

Pero cuando la compra llega y te encuentras con 8 bandejas de ciruelas, te acuerdas de la familia entera del que inventó la compra online y de la poca gracia que tiene no estar acostumbrada a mirar la letra pequeña de cada nuevo producto que añades al carro de la compra virtual en un país en que lo mismo compras por unidades que por peso (eso lo he aprendido ya, os lo aseguro).
Así que aquí me tenéis, con ciruelas suficientes para abastecer a media urbanización, y teniendo que hacer algo con ellas, porque tengo grabada a sangre y fuego esa idea de que la comida no se tira, de que en la cocina se aprovecha todo.
 
Clafoutis de ciruelas

Así que al final, este plato que empezó siendo un apaño para salir del paso, terminó siendo todo un acierto. Este tipo de preparaciones a mí me gustan particularmente con fruta un poco ácida, como fresas, frambuesas, o frutas del bosque. A la textura suave y jugosa de este postre le va de maravilla una fruta de carne firme, con sabor, no especialmente dulce. De todos modos, y por si estaban demasiado ácidas, antes de utilizarlas les añadí un poco de azúcar y las pasé por el grill.

Clafoutis de ciruelas

El resto, sencillísimo, una masa que se prepara en un momento, en la que uso yogur griego en lugar de nata (por cierto, he encontrado un yogur griego desnatado que uso muchísimo para sustituirla, con muy buenos resultados), un golpe de horno, y un postre que está mejor simplemente templado, directamente desde el horno.
Por lo demás, os puedo asegurar que tengo bastante más cuidado cuando hago la compra online desde entonces.

Clafoutis de ciruelas
Ingredientes (Con estas cantidades yo hice 2 moldes de 12 cm diámetro, + 4 moldes  de 10 cm)
500 gramos de ciruelas (5 o 6 ciruelas grandes)
80 gramos de azúcar
80 gramos de harina
3 huevos medianos
200 gramos de yogur griego (yo lo usé sin grasa)
1 pizca de sal
1 cucharada sopera de azúcar

Preparación
Cortar las ciruelas en gajos, poner en un bol con la cucharada de azúcar espolvoreada, dejar reposar unos 10 minutos, y pasar por la parrilla para marcarlas.
Precalentar el horno a 200º. Batir en un bol los huevos con el azúcar con la batidora de varillas hasta que blanqueen. Añader la harina en forma de lluvia y batir de nuevo para integrarla. Incorporar el yogur a la mezcla, una pizca de sal y batir de nuevo.
Engrasar los moldes de base desmoldable pincelando con un poco de aceite. Repartir en los moldes los gajos de ciruela y verter encima la mezcla preparada hasta prácticamente cubrirlas.
Llevar al horno. Los moldes de 10 cm, durante 25 minutos, los de 12, necesitaron 30 minutos.
Servir templado, y decorar con azúcar glas y acompañar de helado o nata montada, más que nada por el contraste de temperatura y texturas, porque simplemente con que pierda el calor del horno, no le hace falta nada más.

SHARE:

23 comentarios

  1. Desde luego tienen una pinta espectacular, sobre todo las ciruelas con el toque de parrilla.
    Siempre que uno vive en otro país suelen pasar cosas de ese tipo, pero es cuestión de hacerse al entorno, ya verás como le pillas al final el tranquillo.
    Un besito y que siga todo estupendo guapa!

    ResponderEliminar
  2. Bueno Macu, por lo menos eran ciruelas y no sandías!!!

    ResponderEliminar
  3. Menudas aventuras Macu! jajaja, como dice Lucía menos mal que eran ciruelas, jajaja

    Un beso muy fuerte desde España. Muuuuuuuuuua

    ResponderEliminar
  4. ¡Cómo te entiendo! si yo te contase la primera vez que cogí el coche en England y que además iba a la española... casi mato a dos o tres y es cierto. Bueno, al menos el tema de las ciruelas ha resultado solvente y tú muy eficaz, menudo postre/merienda te ha quedado.
    Un besito
    Angi

    ResponderEliminar
  5. con 8 bandejas de ciruelas al menos unas cuantas se han gastado en este postre que tiene muy buena pinta, la compra online tiene sus ventajas como poder comprar productos mas raros o difíciles de encontrar, pero para nada es que sea una ventaja las letras pequeñas, aunque podría ser peor

    ResponderEliminar
  6. Bueno, como no hay mal que por bien no venga, este postre bien habrá merecido la pena la compra. Aunque me imagino la cara que pondría yo si me ocurriese y no me hace tanta gracia.
    Y si te sobran, todavía puedes darte el lujo de desayunar mermelada casera ;-) Si la vida te da ciruelas...
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. ¡Yo he vivido en Belfast! Guardo muy buen recuerdo de la ciudad y sus habitantes y eso que era en uno de los momentos más difíciles de la ciudad. Y a mí me obligaron a bajarme del coche y me prohibieron conducir después de que aterrorizara a todo un vecindario. Cosas que pasan. Me quedo disfrutando de tu postre. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Yo jamás he conducido en una gran ciudad, y creo que no podría. Tú lo que eres es una valiente!!!
    Pues a pesar de ser una receta de aprovechamiente de tu "supercompra" te ha quedado de lujo. Me encantan ese tipo de postres, y además son muy fáciles de hacer.
    Nos lo apuntamos. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Pues menos mal que te equivocastes con la cantidad de ciruelas ya que si no no nos hubieras deleitado con este postre tan estupendo que has preparado.

    ResponderEliminar
  10. Me siento totalmente solidaria, me encanta revisar pasillo a pasillo y descubrir en ellos pequeños tesoros¡
    Ja,ja espero que al resto de la familia le gusten las ciruelas por ahora supongo que has dado salida a una sola bandeja, pero gracias a ella un lujo de postre.
    Un beso grande, Teresa

    ResponderEliminar
  11. Vaya con la compra online, te despistas y la lías, pero vaya, si el resultado es este perfecto! te han quedado perfectas y seguro que buenísimas!

    ResponderEliminar
  12. Ja,ja,ja, es por eso que las cosas del "mercado" como decimos por aquí no las hago online. Y es que cuando hago las compras de la casa muchas cosas las compro por unidades, no por peso, por ejemplo las presas de pollo, los tomates, las ciruelas..:!!! pero cuando uno tiene que comprar online mucho viene en peso y quién sabrá cuánto pesa 8 presas de pollo, o 10 tomates, o 6 ciruelas ;)

    ResponderEliminar
  13. Ayyy qué aventuras, gracias por compartirlas y estas clafoutis te han quedado fabulosas!!!

    un abrazo

    ResponderEliminar
  14. aún no he hecho en mi vida un clafoutis... ni de cerezas, ni de ciruelas, ni nada!! es que de verdad que tengo tantas recetas pendientes de hacer que no llego a nada

    ResponderEliminar
  15. Que bonitas y apetecibles que han quedado, yo me cogería una ahora mismo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. A mí también me pasó una vez.....qué verdad es que con la práctica todo se aprende.
    Un beso guapa, feliz estancia en Belfast.

    ResponderEliminar
  17. Pintaza de clafoutis, parece una masa muy esponjosa, apuntado queda. Un saludo

    ResponderEliminar
  18. Hace tiempo que no los hago pero viendo esto ..tomo nota como recordatorio ... que preciosidad de fotos , besos

    ResponderEliminar
  19. Me encantan estas tartaletas pero nunca me atrevo con ellas..,.tengo que animarme porque se me cae la baba viendolas en otros blogs..y si me las pones tan apetecibles...ufff
    Un beso
    Paloma

    ResponderEliminar
  20. Hola, acabo de conocer tu blog y me ha encantado, me quedo por aquí y de paso te invito a visitar el mío cuando quieras!! Besos!!
    http://lasrecetasdenessa.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  21. Yo también soy compradora online y sí, pasan esas cosas jejeje
    Qué bien saber de ti de nuevo, te tenía despistada! espero que tu nueva vida vaya fenomenal.
    Me encanta la receta, la presentación y por supuesto las fotos.
    Pásate por mi blog que tengo concurso con muy buenos premios,
    Besito

    ResponderEliminar
  22. OH por dios que pinta!!!!
    me encanta que te pasara eso (lo siento, lo siento!) porque esta receta es fantastica!
    las fotos preciosas, como siempre! :)

    La verdad es que cuando vives en otro país cuesta mucho acostumbrarte a cosas que otros ven tan normales! a mi también me paso cuando estuve viviendo en Londres, y eso que es super cosmopolita y llena de españoles! jeje

    Un beso!!:)

    ResponderEliminar

Blogger Template Created by pipdig