30 enero 2013

Pechugas rellenas con salsa de verduras



El pollo cada vez tiene menos encanto. Admitámoslo, las pechugas de pollo son lo más parecido a no comer nada que uno se pueda imaginar. En mi mente, son la imagen de comida sosa, sosa, sosa, por excelencia. Muy de cerca le sigue la imagen gris y triste de una dieta y un poco después aparece la de comida de recurso cuando llegas a casa tardísimo y te comerías un elefante pero todo lo que tienes en la nevera son unas tristes pechugas de pollo. Así que definitivamente no son algo en lo que yo pensaría para hacer un buen plato, y mucho menos para impresionar.




Afortunadamente, en cocina lo de “nunca digas nunca jamás” es una de las pocas verdades verdaderas en las que creo.  Y eso, combinado con la buena mano de mi madre (para malas ya están sus rodillas), y haber pasado unos días en su casa dejándome mimar estas navidades, me llevó a probar este plato y a ver que cambiando un poco el plan inicial, una cosa tan neutra, y tan terriblemente sosa puede llegar a estar deliciosa.



Además de que el pollo está así mucho más sabroso, la salsa en este plato brilla con luz propia.  Convéncete de su bondad, porque está hecha de verduras y abusa de ella, preferiblemente, sin acompañarla de una barra entera de pan, que es lo que te pedirá el cuerpo, pero que no te recomiendo.


Así que este es uno de esos platos "de mami”. Además de tomarlo en su casa, es vistoso, y tiene la capacidad de hacerte sentir bien, como en casa, en cualquier momento. Aunque puede parecer un poco entretenido, es perfecto para dejarlo hecho de un día para otro, de hecho, está incluso mejor así, porque tanto el pollo como la salsa cogen todo su sabor. Me gusta mucho servirlo en raciones individuales abiertas por la mitad, tal como aparece en la foto. Si lo dejas preparado el día anterior de una comida o una cena, solo tienes que calentarlo en el momento de emplatar, abrirlo y disfrutar. Vamos, uno de esos platos que quita mucho estrés cuando tienes gente en casa. 






Pechugas rellenas con salsa de verduras
Ingredienes (para 4 personas)

4 pechugas de pollo
4 lonchas de jamón serrano
2 huevos
6-8 pimientos del piquillo
1 cebolla
2 puerros
3 zanahorias
1 chorrito de coñac
sal
pimienta negra
aceite
Nota: Necesitarás unos palillos para sujetarlas mientras se cocinan


Preparación

Picar la cebolla, el puerro y la zanahoria y pocharlas lentamente,  con 3 cucharadas de aceite,  en una cazuela grande de fondo grueso a fuego bajo.
Poner una sartén antiadherente con un poco de aceite a calentar. Batir un huevo, extenderlo en la sartén y dejar que cuaje. Con cuidado de no romperlo, darle la vuelta con una espátula y hacerlo por el otro lado, como si fuera una crêpe. Reservar y repetir con el otro huevo.  
Abrir las pechugas con un cuchillo grande y afilado, hasta tener la carne en una pieza plana que se pueda rellenar. Poner una loncha de jamón, media tortilla y pimiento del piquillo. Enrollar la pechuga haciendo un rollito y sujetar con los palillos necesarios para que no se abra. Repetir con todas. (No salpimentar las pechugas porque el jamón ya añade suficiente sal)
Freirlas en una sartén con un poco de aceite, dorándolas por todos los lados. Añadir las pechugas a las verduras, agregar el coñac y dejar cocinar, dándoles la vuelta de vez en cuando, hasta que estén tiernas.
Para servirlas, sacar las pechugas y batir las verduras para hacer una salsa ligada. Quitar los palillos (los rollitos ya no se abrirán sin ellos), y servir cada pechuga sobre una base de salsa.


23 comentarios:

  1. A mi me encanta el pollo, es de las carnes que más me gusta. Y que además admite tantas variaciones cocinándolo, que puedes crear platos bien distintos. Y esta forma de prepararlo es perfecta ¡que bueno!

    ResponderEliminar
  2. Tienes toda la razón, el pollo (y para mí también el pavo) es una de las carnes más sosas que hay, a menos que las hagas como en esta ocasión. No se que tienen las "mamis" que siempre consiguen sacarle partido a todo.
    La verdad es que tiene una pinta estupenda y además como tu dices, lo dejas para el día siguiente y encima está mucho más sabroso y nada más que tienes que calentarlo. Me la apunto para hacerla.
    Por cierto, unas fotos preciosas!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Puesto así... no cabe la menor duda de que las pechugas de pollo dan para un gran plato ;D. MUY RICOOO. Un besote,

    www.cocinaamiga.com

    ResponderEliminar
  4. Que buena pinta!!, otra receta más para la lista...

    ResponderEliminar
  5. un plato estupendo,a mi es que el pollo casi de cualquier forma!
    saluditos.

    ResponderEliminar
  6. Pues tu has cambiado unas sosas pechugas por un plato que abre el apetito al momento... besos!

    ResponderEliminar
  7. Que cosa tan rica, la salsa estupenda y la pechuga rellena con esta tiene que estar de impresion; unas fotos preciosas

    Besitos

    ResponderEliminar
  8. con lo bueno que esta el pollo, a mi me encanta la pechuga estando normal o dieta.
    Este plato tiene que estar riquisimo y con la salsita para mojar en vez del ketchup

    ResponderEliminar
  9. A mi el pollo no me entusiasma así tal cual, pero bien "disfrazado" siempre me fascina y esta receta es de las buenas!! Que corte más delicioso.

    ResponderEliminar
  10. A mi la pechuga me gusta, pero no para comer casi a diario como haría mi novio por seguir dieta. Esa salsa pide moje, ummmmmmmmm. Sitos

    ResponderEliminar
  11. Como me gustan las carnes rellenas, fantástica. Besos!

    Ana

    ResponderEliminar
  12. Tienes razón, el pollo así sin más es insulso pero para esto estamos, para reinventarlo, no?
    Tú versión casera me gusta, lo que más el toque de pimiento, me encantan los pimientos.
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  13. Pobrecitas las pechugas de pollo.... si son mis favoritas.... y es que admiten todo tipo de condimentos, absorben el sabor, puedes rebozarlas, gratinarlas, adobarlas.... tienen tantas posibilidades!!!
    Y hasta rellenarlas con el pedazo de receta que nos has enseñado!!!!
    Yo me las aprecio mucho, porque con una pechuga en la nevera puedes hacer las mil y una!!!! Incluso cocretas!!!!
    Un beso.... por cierto, cómo te llamas?
    Felicidades por la receta y por las fotos tan bonitas!!!

    ResponderEliminar
  14. Con este platito y ración ya no quiero nada más. Un disfrute de pechugas con su relleno y su salsa. Lo que tiene el pollo le va todo:) Bss

    ResponderEliminar
  15. Qué te puedo decir, no me gusta la pechuga de pollo, bueno, cuando hay que comerla, hay que hacerlo, pero si me preguntan, prefiero mil veces la pierna o encuentro, son mucho más jugosos y sabrosos.

    ResponderEliminar
  16. No sé qué decirte, yo las uso muchísimo, tengo el blog lleno de recetas con pechuga de pollo, en lugar de verla sosa la veo muy versátil, y mira qué receta tan buenas con ellas nos traes hoy, se ve rica, apetecible, parece sencilla y yo me la prepararía sin dudarlo. Como le cojas el punto, ya verás que al final todas las semanas haces una receta diferente con pechuga de pollo y encima, no te cansas. puede ser un divertido reto ;-)
    Un beso!

    ResponderEliminar
  17. Me has hecho recordar a una tía mía, que desde que le mandaron una dieta que sólo comía pechuga de pollo a la plancha (prácticamente) le ha cogido una manía bestial a este ave.
    Desde luego me encantan estos rollitos que hace tu madre, esa salsita les debe de dar un punto genial!
    Besotees

    ResponderEliminar
  18. Woow, aparte de sencillo la pinta es exquisita, el corte que se ve es delicioso
    Bss

    ResponderEliminar
  19. Lo de que las pechugas son sosas es una verdad palmaria, siempre intento coger contramuslos deshuesados para este tipo de platos. Aunque claro, una nunca sabe más que una madre, esto es así... Tiene buena pinta y excelente presentación. Un besote.

    ResponderEliminar
  20. Buena pinta y muy buena presentación tiene esta rico plato amiga
    No dudes que en casa lo probaremos con tu receta
    Un saludo desde
    LAS COSITAS DEL RINCON DE DOLORES

    ResponderEliminar
  21. Ya sé que lo del pan está mal pero es que la salsita lo pide a gritos. A mí si me gustan las pechugas de pollo, sé que va a sonar muy rarito, pero me gustan hasta a la planta a lo bruto y sin acompañamientos. Eso sí... si me plantas unas alitas me das el día. Esta receta me parece una pasada: la salsa, el relleno... y las pechugas :P

    Un besote.

    ResponderEliminar
  22. Esta receta tiene que estar buenísima. Yo tampoco podría resistirme a mojar pan en la salsa. ¡Qué rico!

    ResponderEliminar