22 junio 2011

Spaguettini arrabiata

Scroll down for English

Durante años J. y yo nos hemos reído cada vez que en una película el protagonista cocina para la chica en su casa y le hace pasta y una ensalada verde. Nos hemos reído mucho porque nos conocimos en nuestra época de estudiantes, y desde entonces, la pasta con tomate ha sido sinónimo de esos pisos de estudiantes en los que invariablemente, nadie sabía cocinar, así que acabábamos sobreviviendo gracias a la pasta con tomate.

Después, con el tiempo, y con varias amigas italianas he descubierto que la pasta, igual que la pizza (y la paella, y la tortilla española, y las enchiladas, y hasta las hamburguesas), puede ser tan sublime o tan miserable como quien se ponga a prepararla. Por eso no me resisto a compartir esta receta, aunque sé que J. se reirá con ella.

Es otra receta ideal para cuando no apetece complicarse demasiado la vida. Este es realmente un plato sencillo a más no poder, y al que le pasa un poco como a la tortilla de patatas: todo el mundo tiene su fórmula, pero en cada casa es distinta. La diferencia está en una base de tomate casera. Un poco de guindilla para alegrarla (de ahí lo de arrabiata), albahaca si te apetece, y realmente poco más necesitas para acompañarlo de un vinito o una cerverza helados y tener una comida con todo el sabor de Italia que se puede hacer para dos o para cuando se presenta gente de improviso multiplicando las cantidades. La salsa es sencilla, pero lleva su tiempo, así que es recomendable hacer una buena cantidad y guardarla unos días en un bote de cristal en el frigo. Seguro que la usas para otros muchos platos. Incluso sola sobre un poco de baguette tostada, con un poco de queso de cabra encima es un pequeño lujo.

Y si no, siempre puedes invitar a la chica a esa primera cita, acompañándola de una enorme ensalada verde.


Spaguettini arrabiata

Ingredientes (para 2 personas)
200 gramos de Spaguettini (u otra pasta larga a tu elección)
4 tomates pera maduros (en su defecto, tomate entero envasado)
1 cebolla mediana
2 dientes de ajo
Aceite de oliva
Sal 
Azúcar
1 o 2 guindillas
Unas hojas de albahaca (opcional)
1/3 de copa de buen vino blanco (opcional)

Preparación
Poner en un cazo de fondo grueso 3 cucharadas soperas de aceite, o el suficiente para simplemente cubrir la base. Calentar a fuego medio, añadir los dientes de ajo (yo prefiero trocearlos grandes y retirarlos después, pero puedes cortarlos más menudos y dejarlos en la salsa si prefieres), añadir la guindilla en trozos, y remover hasta que empiecen a dorarse pero sin quemarlos. Añadir la cebolla cortada menudita  y bajar el fuego al mínimo. Remover, y después de un par de minutos, añadir una pizca de sal. Dejar que la cebolla se haga muy poco a poco, removiendo de vez en cuando.

Por otra parte, poner un cazo con agua a hervir. Cuando rompa el hervor, introducir los tomates, quitar el cazo del fuego, y mantener en el agua hirviendo dos o tres minutos. Pasarlos por agua fría, o a una fuente con agua helada, enfriar lo justo para poder manejarlos sin quemarse y quitarles la piel y el pedúnculo. ( Si utilizas tomates de lata, puedes saltarte este paso y añadirlos, cortados, directamente a la cebolla cocinada en este momento. Agregar el agua o no de la lata será a tu eleción, según prefieras la salsa más o menos caldosa). Cortar en trozos grandes y añadir a la cebolla pochada (cuando lleve unos 15 a 20 minutos y esté transparente). Hacer a fuego medio unos 10 minutos, removiendo continuamente. Pasado este tiempo, si te apetece y los tomates no eran suficientemente caldosos, se puede añadir un tercio de copa de vino blanco,  subir el fuego y remover hasta que evapore un poco, pero esto es opcional y depende mucho de los tomates. En este momento, probar la salsa, ajustar la sal y añadir de media a una cucharadita de azúcar para contrarrestar la acidez del tomate, añadir 4 o 5 hojas de albahaca picadita, y dejar de nuevo a fuego medio otros diez minutos, aproximadamente.

En este último momento, mientras la salsa termina de cocinarse, llevar a ebullición abundante agua, cocer los spaguettini siguiendo las instrucciones del fabricante, con cuidado de dejarlos al dente, escurrir el agua de cocción SIN pasarlos por agua fría en ningún caso, y servir inmediatante acompañados de la salsa. Buon appetito. 



English

For years, J. and I have laughed every time the main character in a movie cooks for the girl and the menu consist of pasta and a green salad. We've laughed a lot because we met in our student days, and since then pasta and tomato sauce has been synonymous of students shared flat in which none of us knew how to cook, so we just survived on pasta with tomato sauce. 

Then, over time, and thanks to several Italian friends I have found that Italian pasta, like the pizza (and paella, and Spanish tortilla, and enchiladas, and even hamburgers) can be as sublime or as miserable as the chef behind them. So I can not resist sharing this recipe, although I know that J. will laugh with it. 

This is another recipe for when you do not want too much fuss. This is a really simple dish, a really common one, but that's why everyone has their formula. What makes a real difference is the homemade tomato base. A little chili to cheer (hence the arrabiata), basil if you like, and if you accompany it with a glass of wine or a chilled beer, you will have a meal with all the taste of Italy for two -or for when people suddenly appears multiplying quantities. The sauce is simple but it takes time, so it is advisable to make a good quantity and save a few days in a glass jar in the fridge. Sure you use it for many other dishes. Even a couple spoonfuls on a bit of toasted baguette with a little goat cheese on top is a small pleasure.

And if everything goes wrong, at least you can cook for the girl that first date, accompanied by a huge green salad.



Spaguettini arrabiata


Ingredients (for 2)

Spaguettini 200 grams (or other long pasta of your choice)
4 ripe plum tomatoes (alternatively, whole tomato canned)
1 medium onion
2 cloves garlic
Olive oil
Salt
Sugar
1 or 2 dried chili
Basil leaves (optional)
1 / 3 cup of good white wine (optional)

Preparation

Put in a heavy-bottomed saucepan 3 tablespoons oil, or enough to just coat the bottom. Heat over medium heat, add the garlic (I prefer to cut it large and removing it once is cooked, but you can cut it smaller and let in the sauce if you prefer), add the chili into pieces and stir until beginning to brown but not burned. Add the onion cut into small pieces, and reduce heat to minimum. Remove, and after a couple of minutes, add a pinch of salt. Allow the onions cook very slowly, stirring occasionally.

On the other hand, bring a pot of water to boil. Once it boils, add the tomatoes, remove the pan from the heat and keep tomatoes into boiling water for two or three minutes. Pass tomatoes through chilled water and cool just enough to handle them without burning and remove the skin. (If using canned tomatoes, skip this step and add them cut, directly to the cooked onion at this time. Add the water from the can if you like a more liquid sauce, just tomato chunks if you do not). Cut into chunks and add to sautéed onions (when they have been cooking for 15 to 20 minutes and are transparent). Cook over medium heat about 10 minutes, stirring continuously. After this time, if you like and soupy tomatoes were not enough, you can add one third cup of white wine, turn up the heat and stir until it evaporates a little, but this is optional and depends heavily on tomatoes. At this time, try the sauce, adjust salt and add half to a full teaspoon of sugar to counteract the acidity of the tomatoes, add 4 or 5 basil leaves, minced, and leave again on medium heat for another ten minutes or so.

In this last moment, while the sauce finishes cooking, boil plenty of water, cook the spaguettini following the manufacturer's instructions, taking care to leave them al dente, drain the cooking water, and serve inmediatante accompanied by the sauce. Buon appetito.

33 comentarios:

  1. Sin dudarlo, una gran receta y plato, y más cómo lo has preparado, un 10¡ Un fuerte abrazo, Teresa

    ResponderEliminar
  2. Un plato de pasta excelente para mi gusto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, guapísima. Blogger me ha vuelto un poco loca hoy, casi tenía vida propia, pero al fin he conseguido publicar la receta.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  4. Bendita pasta, si que nos ha ayudado en epoca de estudiante. Esta salsta picantita muy rica.
    Un beso
    Lo de blogger no tierne nombre!

    ResponderEliminar
  5. Chelo, me parece que si no fuera por el pánico que nos da a todas perder todo el trabajo que ya hemos hecho, íbamos a ir cambiando a la voz de ¡ya!
    Un besazo

    ResponderEliminar
  6. Te quedo estupendo. Simple y se ve delicioso. Al meons se que no fui la unica que tuvo issues con Blogger hoy. Es tan frustrante!

    Maria @ A Platter od Figs

    ResponderEliminar
  7. la verdad que es un plato fantastico ,a mi la pasta me encanta,un beso

    ResponderEliminar
  8. Un clásico, sin duda.

    Cuanta razón tienes en tu exposición. Me ha gustado mucho la frase en la que dices que un plato puede ser tan sublime o tan miserable como quién la prepara.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Que rico plato, en casa al que le salen muy bien las salsas es a Tomás, las que hago yo no me gustan tanto, que buena es la pasta!! besitos

    ResponderEliminar
  10. Mira que comí pasta en mi época de estudiante y me sigue encantando! Mi maridín y yo somos fans de la arrabiata, me gusta mucho tu salsa de tomate, me la apunto! Besicos.

    ResponderEliminar
  11. Qué rica la pasta! Tienes toda la razón, cuántas veces habré comido yo spaguetti con tomate!!! ESta receta me la guardo. A mi marido le pones una tosta con tomate y no deja ni las migas!!!!

    ResponderEliminar
  12. me chifla esta pasta!!! en casa nos encanta prepararla, es una de las pocas recetas que mi chico y yo hacemos juntos y nos lo pasamos genial!! te ha quedado estupenda!! ;)
    Muchos Bsoss

    ResponderEliminar
  13. Riquísima. Con tomates caseros, un puro lujo, seguro que no era así como lo preparabas de estudiante, jeje.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Ciao Bella, un saludo de Italia. Jo tambien soy una spaghetti addicted pero es normal por una italiana. Te envito a visitar mi blog y la receta de mi pasado spaghetto http://andantecongusto.blogspot.com/2011/06/spaghetti-blues-ovvero-il-ritorno-casa.html
    Un beso grande, Pat

    ResponderEliminar
  15. Qué rica! Prové unos spaguetti a la arrabiata en Roma hace unos años y me encantó, supongo que tiene que ve que me encante el picante! Un día intenté hacer una receta pero me pasé con el picante y no me volví a atrever. Me guardo tu receta para cuando lo vuelva a intentar!
    A mi me pasa con la pasta con tomate y lata de atún! Jajaaj!! Me recuerda mucho a los pisos de estudiantes!
    Muchos besos guapa!

    ResponderEliminar
  16. A mi es que la pasta me chifla en todas sus formas, ¡esta no iba a ser menos! ;)

    ResponderEliminar
  17. Simple será, pero quién dice que lo complicado es lo exquisito!!!! Buenísimo!!!

    ResponderEliminar
  18. Soy estudiante, y te entiendo, al dejar mis padres hace un año no había cocinado nunca, solamente hacía pasteles con mi madre, algo de repostería de vez en cuando, y como me encanta la cocina empece por hacer risottos, y platos de mi isla, luego por falta de tiempo hacía filetes de pollo, pasta y lo que pillaba, los platos más elaborados los dejaba para el finde que es cuando tenía tiempo. He parado de estudiar, así que ahora tengo todo el tiempo del mundo, pero a ver en octubre cuando empiezo de nuevo que haré de comer por la noche jaja

    Desde luego, tu plato es una ricura, me lo como a menudo, es sano y es una delicia!

    Muchos besos

    Besitos

    ResponderEliminar
  19. Hi, Pasta pasta pasta, que haríamos sin ella, somos muy aficionados,casi adictos!
    Un saludo yankee!
    Bye,bye,beso

    ResponderEliminar
  20. Ummmmm, que ricos esos espaguetis con salsa de tomate casera, tienen una pinta deliciosa.
    Un saludo Paco

    ResponderEliminar
  21. Muy muy muy sabroso! acabo de cambiar el menú de la cena, me quedo con esta simple y hermosa pasta.

    besos

    Carola

    ResponderEliminar
  22. A mi, que me encanta la pasta, no me pierdo esta receta! Y esa propuesta de la salsa sobre una rodaja de pan y queso me alucina!!!

    ResponderEliminar
  23. La verdad es que la pasta es muy agradecida, y nos ha sacado de apuros en muchos momentos.
    Una salsa estupenda.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  24. Siempre me ha gustado esta receta. La pasta es una maravilla, pues admite multitud de combinaciones. Bss

    ResponderEliminar
  25. Una de las mejores salsas de la cocina italiana, a mi me encanta!
    Besos
    Sandra

    ResponderEliminar
  26. Me gusta mucho hacer la pasta de vez en cuando así, picante. Sobre los moldes que me decías, no te preocupes se desmoldan perfectamente bien y no hay que hacerles nada antes. Ya me contarás ;)

    ResponderEliminar
  27. irresistible este plato de pasta ...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. Los arrabiata son mis espaguettis favoritos pero nunca me los hago en casa porque me da pena romper la magia de la receta. Los pido siempre en un restaurante chiquito italiano que tenemos cerca de casa y que hace unos platos de pasta buenísimos.

    Sabes? Hace poco hablaba con una amiga de las nostalgia que sentíamos de nuestra época universitaria en Salamanca, y de lo sencilla que era la vida entonces. Ella dijo una frase que me ha recordado a tu entrada. Dijo, "cuando con un paquete de espaguetti y un bote de tomate podíamos llegar al fin del mundo". Pues eso, hasta el fin del mundo y más allá!

    ResponderEliminar
  29. Bonitos recuerdos! Y bonita receta.
    Besos

    ResponderEliminar
  30. Como dicen por aquí, las recetas de pasta, (sobretodo los spaghetti) evocan epocas estudiantiles ...

    Este uno de mis platos de pasta favoritos. A ver cuando lo hago y lo publico también :)
    Un beso.

    ResponderEliminar
  31. Me encanta, y con lo que nos gusta por aquí el picante lo vamos a disfrutar seguro!

    Besitooos

    ResponderEliminar