24 julio 2010

PASTELITOS DE POLENTA CON MELOCOTÓN


Es invierno en Nueva Zelanda. 
Sí, ya sé que no descubro nada nuevo, pero para nuestra visión del mundo del hemisferio norte, resulta exótico pasar frío en julio y celebrar la Navidad en la playa. ¿Y por qué Nueva Zelanda? Pues porque hay bloggeras maravillosas, y fotógrafas gastronómicas (daos una vuelta por Flickr y se os hará la boca agua),  y como sigo a unas cuantas veo las cosas tan excepcionales que hacen, pero con el calendario cambiado resulta de lo más extraño. Supongo que a ellas les pasa lo mismo en Argentina, Chile o Australia cuando aquí estamos comiendo ensaladas y ellos llevan abrigo. 
Esto, que no dejaría de ser una obviedad viene a que como sabéis, el infierno tiene que parecerse mucho a encender el horno en mi cocina en pleno julio, y yo estoy sufriendo este verano por no poder usarlo (y mi blog, que como siga así va a tener que ser rebautizado). Así que en este blog fantástico he visto una receta para un día de lluvia, pero que a mí me ha inspirado esta otra que he hecho hoy para un día de verano con amigos sin complicaciones. (Echad un vistazo por su blog. Las fotos son espectaculares.)
No necesita horno si tienes un microondas con grill, es rápida, original, sencilla, y con unas bolas de helado derrite a cualquiera. La clave es utilizar polenta para hacer la base de las tartaletas. La polenta se elabora con harina de maíz, es típicamente italiana, lo que la hace también muy popular en Argentina, pero también es muy usada en otros países mediterráneos (En el supermercado yo la encuentro junto a las harinas y arroces). Con agua y polenta se prepara una papilla de la consistencia deseada a la que se le pueden dar mil usos y cocinar de mil formas. En este caso, se le añade mantequilla y azúcar y se utiliza como base para hacer los pastelillos en lugar de hacerlos con hojaldre u otra masa. Sobre esta base se pone la fruta salteada con mantequilla, azúcar y limón, y se gratina en el grill. A diferencia de la receta original, he usado melocotón  y azúcar moreno en lugar de miel. A mí me ha parecido genial para dejarlas preparadas de antemano y darles un golpe de grill para que caramelicen justo antes de servirlas con unas bolas de helado o mejor, con un sorbete no demasiado dulce: de limón, o mandarina y dejar que se derrita al calor de una buena conversación en la terraza.
¡Y pensar que en alguna parte es invierno!

Pastelitos de polenta con melocotón
Ingrdientes (para 6 a 8 pastelitos)
Para la base de polenta: 
250 ml de leche entera
60 gramos de polenta instantánea
15 gramos de mantequilla (una cucharada sopera)
15 gramos de azúcar moreno (una cucharada sopera)

Para las frutas
2 melocotones amarillos (preferentemente Katherine: su carne es menos dulce que el rojo, pero más firme y es perfecta para estas preparaciones) pelados y cortados en gajos.
15 gramos de mantequilla (una cucharada sopera)
Zumo de limón
30 gramos de azúcar moreno de caña (2 cucharadas soperas)

Preparación
Calentar en un cazo de base gruesa la leche, añadir el azúcar y la polenta. Remover constantemente y añadir la mantequilla. Cuando la polenta espese, (unos 3 minutos en la polenta instantánea que he usado yo) verter la mezcla en 8 moldes individuales de silicona para magdalenas o similar y dejar que enfríe a temperatura ambiente.
Por otra parte, derretir en una sartén a fuego bajo la mantequilla, añadir el azúcar y el limón y poner los trozos de melocotón en ella. Saltear, y dejar al fuego al mínimo unos 8 a 10 minutos con una tapa encima, o hasta que los trozos de fruta están tiernos y los jugos empiezan a caramelizarse. Quitar la tapa y saltear un par de minutos más. Poner los trozos sobre los pastelitos de polenta (si se quiere aún más fácil, se puede usar melocotón en conserva). Gratinar antes de servir con un chorrito de limón y azúcar moreno para que caramelice (un minuto en el grill del microondas).

7 comentarios:

  1. Acá hace un frio de morir y yo quiero ir a comer sushi un sábado a la noche. Mi marido dice que estoy loca, puede ser, je.
    Definitivamente tenés un talento! es muy tradicional la polenta instantanea en Argentina y núnca la había comido como bocado dulce. Buenísima. La voy a transformar a Light y voy a darte este reconocimiento.
    Te mando un abrazo y un poco de viento frio.

    ResponderEliminar
  2. Mil gracias. Yo tengo que empezar a incluir algún punto light a las recetas, así que tomaré ideas tuyas.
    La polenta no es nada común aquí en España, y yo cuando la habia tomado era también solo salada. Cuando la ví así me encantó y el resultado es muy, muy bueno.
    Un beso enorme y disfruta ese shusi.

    ResponderEliminar
  3. Acabo de terminar!! los hice light! riquísimos!
    Los subo la semana que viene y te voy a nombrar.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  4. Genial!!!! A ver qué tal. Me parece que usar la polenta para el dulce, y si encima es light es un descubrimiento.

    Un besito

    ResponderEliminar
  5. La receta que te dediqué está en la entrada de hoy: http://envia-cocinalight.blogspot.com/2010/08/polenta-dulce-como-hacia-la-abuela.html
    Besos!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Acabo de verlo. Gracias por contarme la historia.
    Un besote enorme.

    ResponderEliminar
  7. Ummmmmm más cosas dulces con polenta.....
    Que ricura!!!

    Besos!ª!!

    ResponderEliminar