22 mayo 2010

PAN CON QUESO EMMENTAL Y BACON


Las sopas y cremas son una de mis debilidades. Muchas veces, sin embargo, es difícil que se conviertan en una comida completa porque si no son cremas contundentes te pueden dejar con una desagradable sensación de estómago vacío. Para eso están este tipo de panes. Este es demasiado rico en sí mismo para comerlo como un pan normal, pero es perfecto para acompañar una sopa y hacer una comida completa. Este pan, cortado en rebanadas, se congela sin ningún problema, y es perfecto para estar en el fondo del congelador y completar comidas de un solo plato.


Pan con queso y bacon

Ingredientes

320 gramos de harina de fuerza
200 ml de leche
60 ml de aceite de oliva
1 paquete de levadura de panadero deshidratada o 25 gramos de levadura fresca
Media cucharadita de sal (2,5 gramos)
Media cucharadita de pimienta negra recién molida
150 gramos de queso Emmental rallado
150 gramos de bacon en tiras, pasado por la sartén hasta estar crujiente, y enfriado
2 huevos
1 cucharada de mostaza



Preparación
Amasar los ingredientes hasta obtener una pasta homogénea, salvo el queso y el bacon. Cuando la masa está mezclada, añadir el queso rallado y el bacon (tiritas asadas en una sartén antiadherente sin aceite, a fuego vivo, hasta que queden crujientes) y mezclar de nuevo. Dejar reposar la masa una hora o hasta que doble su volumen y actúe la levadura (en caso de usarla fresca, disolverla en la leche antes de mezclar. Si es deshidratada no es necesario, y se acortará el tiempo de fermentación). Una vez la masa ha fermentado, calentar el horno a 180º y poner la masa en un molde para pan, engrasado y enharinado o directamente si es de silicona, y situar en el centro del horno, sobre la rejilla, no sobre la bandeja. Hornear durante 50 minutos y sacar del molde. Hornear 10 minutos más sin el molde para que termine de quedar crujiente la parte inferior. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario